De Vido declaró y trasladado al hospital del penal de Ezeiza

El ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido fue indagado en el marco de la causa en la que se investiga el supuesto desvío de fondos públicos en el marco de las obras de remodelación de la mina de carbón de Río Turbio, en Santa Cruz, tras lo cual se dispuso su traslado al hospital del penal de Ezeiza.

El ex funcionario kirchnerista se presentó esta tarde en el juzgado federal a cargo del magistrado Luís Rodríguez, donde fue sometido a indagatoria.

Aunque aún no se sabe en que penal quedará recluido, fuentes del caso aclararon que esta noche De Vido será llevado al Hospital Penitenciario Central, ubicado en el penal de Ezeiza, donde será examinada su salud durante 48 horas.

De Vido se entregó a las 15.10 en los tribunales federales del barrio porteño de Retiro, hasta donde llegó a bordo de un auto Renault Fluence azul con vidrios polarizados, acompañado de su abogado, Maximiliano Rusconi.

Al entrar en el edificio de Comodoro Py por una de las calles laterales, Letonia, y ante la presencia de los periodistas acreditados, soltó su única declaración, sin dejar de caminar: “Mándenle champagne a la doctora Carrió”.

El acto de detención de De Vido se concretó recién cuando llegó al cuarto piso de los tribunales, luego de entregarse en el juzgado federal 9, donde se tramita la causa conocida como Río Turbio.

El juez federal Claudio Bonadio, por su parte, envió tres funcionarios judiciales al juzgado de su colega Rodríguez para que notificaran a De Vido de su procesamiento con prisión preventiva en la causa en la que se investigan sobreprecios en la importación de Gas Natural Licuado (GNL).

Tras la indagatoria, De Vido será llevado a la alcaidía ubicada en la planta baja del edificio de Comodoro Py, donde se le hará el ingreso formal al Servicio Penitenciario Federal, según anticiparon fuentes judiciales.

Oct, 25-2017