El sector industrial se enfrenta al gobierno

El día de ayer se dio a conocer que el gobierno argentino aplicará medidas con el objetivo de aligerar los negativos impactos de la actual crisis sobre los trabajadores.

La masa laboral, según lo dicho por el INDEC, se redujo masivamente. Se perdieron aproximadamente 1,9 millones de empleos.

En este contexto, Alberto Fernández junto a su equipo decidieron prorrogar la vigencia de la normativa que prohíbe los despidos y suspensiones y se mantendrá hasta fin de año la doble indemnización.

Ambas medidas están protegidas por los decretos 961/2020 y 891/2020. 

Sin embargo, esta noticia alteró los ánimos del sector empresarial.

La cámara perteneciente a este grupo hizo saber su descontento y posición en contra a través de dos de los vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, José Urtubey y Daniel Funes de Rioja

Debilidad del gobierno

Durante una nota con radio Rivadavia, el empresario salteño golpeó agresivamente las medidas aplicadas por el gobierno e indicó que la actual situación es más frágil que de lo expuesto por el presidente durante este último tiempo.

“La prórroga de la doble indemnización y la prohibición de los despidos es un síntoma de que todavía estamos en una debilidad estructural muy fuerte y de una debilidad económica, fueron sus palabras.

Además, declaró que es necesario que esos aires de debilidad por parte del gobierno comiencen a cambiar, ya que no son compatibles con las inversiones.

En otras palabras, el gobierno tiene que cambiar inmediatamente esa endeblez y cambiar sus actitudes que él tilda de “síntomas de debilidad“. De lo contrario, Argentina tendrá nulas nuevas inversiones.

El referente de la UIA fue sólido y mostró dureza contra el gobierno de Alberto, y hasta quizás haya destapado cierta realidad acerca de cómo se está manejando el actual mandatario.

En estos momentos de incertidumbre y fragilidad económica puede ser hasta peligroso aplicar medidas como extender la prohibición de despidos, suspensiones e indemnizaciones hasta fin de año. 

Desconfianza en el sector industrial

Por su parte, el otro vicepresidente, Daniel Funes de Rioja, cuestionó también lo dispuesto por el gobierno. Según él, esa decisión provoca “incertidumbre y desconfianza”.

Asimismo, describió a la disposición como un “triple cepo”, que no es una decisión consecuente con el objetivo de pasar a un crecimiento sustentable.

Por lo que, se puede decir que cada decisión del gobierno pone más contra la pared a las empresas, que “muchas de ellas se destruyeron por la recesión y por el impacto de la pandemia”, según lo indica el empresario.

Las empresas ya tienen decenas de trabas y obstáculos que esquivar, sin embargo, se les agrega estas nuevas medidas que parece solo agravarán aún más la situación de los inversores. Pareciera un circulo vicioso que en algún momento tendrá que acabar, esperemos que no de la peor forma.

Durante todo el 2020 la masa trabajadora que mantiene el país disminuyó drásticamente resultado de la pandemia. Gran parte del sustento económico del país es el empleo privado, que fue el más perjudicado. “Con ello, se perdió fundamentalmente el empleo privado”, sostuvo el dirigente.

Sumado a esto, Funes advirtió que se produjo un gran aumento de la informalidad que perjudica a la producción y a la comercialización.

Además, agregó que “si queremos dignidad, tenemos que lograr formalidad en el mundo del trabajo”.

Sistema laboral

Lamentablemente, en Argentina, la dignidad cada vez escasea más y los más perjudicados son los trabajadores.

Por esta razón, cree necesario contar con un “sistema laboral que tienda a la productividad”. Este sistema puede preparar a los empresarios y trabajadores. Además,  posibilitaría el desarrollo de un entorno favorable para la creación de empresas y empleo. 

El dirigente dejó más que claro que para el prohibir despidos y doble indemnización por despido sin causa no son medidas coyunturales y que ya tienen carácter permanente. 

Para finalizar, recalcó que el gobierno no evita lo inevitable, de lo contrario no habría caída de empleo.