Bojonovich:El principal beneficiado del biodiésel en Argentina

Mientras el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, sostiene que la falta de gasoil “estaría solucionada en 15 a 20 días” y que está garantizado el gasoil para las labores agrícolas, crece la polémica sobre quién se beneficia realmente con el corte de biodiésel en el gasoil.

A su vez, los transportistas que cortaron rutas y lograron que apenas ingresaran camiones a los principales puertos, ya están organizando una marcha de proporciones a la Ciudad.

Es ante ese escenario que el Gobierno dio marcha atrás sobre sus propios pasos al llevar de 5 a 12,5% el corte del gasoil con el biodiésel, un biocombustible que se elabora a partir del aceite de soja.

La medida fue celebrada ya que permite disimular en parte el faltante.

A su vez, el Estado define a quién deben comprar las petroleras y el precio que tienen que pagar de combustible y viene a reparar el efecto en sentido contrario que tuvo la ley impulsada por Máximo Kirchner que retrotrajo ese corte que pasó de 12% al 5%.

Si bien el aumento en el corte implica una mejora a las pymes productoras de biodiésel, hay un empresario que se beneficia especialmente.

Esto es así ya que el Estado define quiénes pueden participar del negocio de producción de biodiésel, cuánto volumen deben comprarles a ellos las refinerías que elaboran el codiciado gasoil y qué precio deben pagar.

El principal beneficiado

El elegido es Juan Carlos Bojanich. A través de sus seis empresas, Bojanich captura cada mes el 27,4% del biodiésel que la Secretaría de Energía dispone para que las petroleras le compren a un conjunto de pymes productoras.

Biobahía, Biobin, Bio Ramallo, Biobal Energy, Bio Corba y Refinar Bio, todas empresas de Bojanich, le venden el biodiésel a YPF, Shell, Axion y Puma.

En junio fueron 17.034 toneladas. Y en dinero esa cifra se traduce en más de 3.160 millones de pesos. En cuanto se amplió el corte con biodiésel el precio aumentó 15% en todo el país, otra alegría para este empresario.

En ese sector señalan que Bojanich es un buen ejemplo del ascenso social que genera el kirchnerismo.

El rey del Bingo

A principios de los años 80 llegó a Bahía Blanca desde su San Nicolás natal para trabajar en una panadería industrial y hoy tiene 6 plantas productoras de biodiésel, además de su participación en el negocio del juego. En la zona lo conocen como “el rey del Bingo”.

Desde hace 30 años es socio mayoritario del Bingo de Bahía Blanca, con 600 máquinas tragamonedas. A principios de los 2000 ingresó como accionista al Grupo Midas, que opera las 1.200 máquinas tragamonedas de los bingos de Ciudadela, Caseros, Merlo y Hurlingham.

Además, participa en Crown Casino que opera otras siete salas y 1.500 máquinas en Río Negro.

De esta manera, controla el 5% del suculento negocio de los tragamonedas.

Hace unos años fue procesado junto a sus socios de Midas como “coautor responsable” del delito de evasión al impuesto a las Ganancias “reiterado” en seis oportunidades entre los años 2006 y 2013. Luego a fines de 2020, en una nueva causa, la Justicia volvió a procesar a los accionistas por el presunto delito de lavado de dinero y evasión al fisco.

En sus comienzos supo abastecer a la Armada Argentina, en la Base Naval Puerto Belgrano, actividad en la que prosperó hasta organizar su red de panaderías, que bautizó “La Nueva Sirena”.

Pero últimamente ha puesto sus fichas en el biocombustible.

Pese a una normativa que dispone alentar a las pymes, Bojanich encontró la vuelta y con sus seis empresas acapara más del 27% de las ventas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.