Prohibición de despidos e indemnización de hasta $500.000

El día de hoy, el Gobierno oficialmente publicó en el Boletín Oficial la prórroga de la prohibición de despidos por 90 días y el pago de la doble indemnización hasta fin de año con un tope de hasta $500.000.

A través de estas medidas, se buscará mantener una barrera contenedora que evite desvinculaciones en el marco de la crisis económica actual.

Cabe aclarar que las disposiciones generaron un fuerte reclamo del sindicalismo y son cuestionadas también por el sector empresarial. 

Decreto

“Amplíase hasta el 31 de diciembre de 2021 la emergencia pública en materia ocupacional declarada por el Decreto de Necesidad y Urgencia 34/19 y ampliada por sus similares 528/20 y 961/20″, indicó el decreto 39/2021, publicado en el diario oficial de la Nación. 

Consecuentemente, se prohibirá efectuar despidos sin justa causa por un plazo de 90 días contados a partir del  vencimiento del plazo establecido por el decreto.

Además, se indicó que podrán continuar los acuerdos entre las empresas o cámaras y la representación sindical de cada sector para que los trabajadores suspendidos perciban rebajas salariales cuando no se encuentren prestando ningún servicio para las compañías que los mantienen contratados.

Asimismo, se comunicó que en los casos de despidos sin justa causa la trabajadora afectada o el trabajador afectado, tendrá derecho a percibir el doble de la indemnización

Sumado a esto, el DNU incluyó un punto nuevo en la reglamentación, ya que ahora se estableció un tope equivalente a los $500.000.

Aumento del desempleo

Según datos expuestos por el INDEC, de 20.755.000 puestos que existían en el tercer trimestre de 2019, se bajó a 18.848.000 en el mismo período del 2020.

Los puestos de trabajo sufrieron una caída interanual del 9,2% en el tercer trimestre del 2020. Esto se traduce en 1,9 millones de empleos.

Es decir, que hubo un brusco descenso del 3,3% de los empleos registrados del 2019 al 2020.

No obstante, los más perjudicados fueron los trabajadores informales o en negro, un sector que cayó 18,8%.

Por su parte, los monotributistas e independientes descendieron 12,2%.