El optimismo volvió a caer durante esta semana

En el relevamiento del 18 al 22 de diciembre el Índice Global de Optimismo Económico cayó apenas 0,1 puntos, para ubicarse en 37,8 puntos. Por otro lado, el Índice Global de Optimismo Político bajó más intensamente (-1,5 puntos) y se situó en 42,3 puntos.

Un grupo de personas camina frente al logotipo del Banco Interamericano de Desarrollo durante la reunión anual del organismo en Panamá, el viernes 15 de marzo de 2013 (AP Foto/Arnulfo Franco)

Los disturbios sucedidos a partir de la aprobación de la reforma previsional impactaron sobre el optimismo político, que se situó nuevamente en los niveles registrados luego de las elecciones primarias.

El optimismo económico se mantuvo en la última semana. Sin noticias destacadas en materia económica, las expectativas se ubicaron en 40,7 puntos (-0,1 puntos con respecto a la semana anterior), aunque sus componentes sí sufrieron modificaciones. En concreto, el subíndice de precios futuros cayó 1,4 puntos mientras que el correspondiente a ingresos subió +1,1 puntos.

Por otra parte, la confianza económica no experimentó variaciones y se ubicó en 35 puntos, a raíz de la compensación de los subíndices de ingresos (+0,7 puntos) y empleo (-0,9 puntos). La comparación interanual sigue verificando una mejora en la confianza mayor a la de las expectativas, siendo el subíndice de empleo el de más crecimiento.

El optimismo político volvió a caer durante esta semana. El subíndice de expectativas se estacionó en 41,6 puntos, es decir -1,9 puntos respecto a la semana anterior. Este resultado fue producto de una desmejora en todos sus componentes: situación política futura (-2,1 puntos), liderazgo del Presidente y capacidad del Gobierno Nacional (-1,8 puntos para ambos). Por otro lado, el subíndice de clima político hizo lo propio aunque en una magnitud menor (-1,1 puntos) y terminó la semana en 43,1 puntos.

Esta caída fue el resultado de un empeoramiento de varios de sus componentes, destacándose las correspondientes a la percepción de la situación política actual (-2,7 puntos), capacidad del Gobierno Nacional (-2,1 puntos) y liderazgo del Presidente (-1,1 puntos). Así, la comparación interanual refleja una mejora tanto de la confianza como de las expectativas, siendo la primera la que registra una mayor suba.

El optimismo se comportó de manera homogénea a nivel geográfico. El relevamiento en el ámbito porteño reportó una baja de ambos índices, siendo de 1,3 puntos en el optimismo económico y de 1,2 puntos en el optimismo político.

Algo parecido sucedió en la medición del Gran Buenos Aires, que registró una caída de 0,7 puntos en el optimismo económico y una mayor de 1,5 puntos en el optimismo político. De esta manera, los habitantes de la CABA siguen demostrando mayor optimismo, aunque la brecha en términos políticos es mayor a la económica.

El optimismo se comportó diferente para los distintos niveles educativos. El optimismo económico retrocedió para el grupo de nivel educativo bajo (-1,7 puntos) y subió para los dos restantes (+1,1 para el medio y +0,5 para el alto). Por su parte, el índice de optimismo político retrocedió fuertemente para el grupo de nivel educativo bajo (5 puntos) pero creció para el medio (+0,3 puntos) y el alto (+0,8 puntos).

Un grupo de personas camina frente al logotipo del Banco Interamericano de Desarrollo durante la reunión anual del organismo en Panamá, el viernes 15 de marzo de 2013 (AP Foto/Arnulfo Franco)

De esta forma, los individuos de menor nivel educativo se mantuvieron como los más optimistas a nivel económico y los de nivel educativo alto se transformaron en los más optimistas en términos políticos. De todos modos, las diferencias entre los tres grupos son ínfimas.

Por último, el optimismo se comportó inversamente entre las distintas edades. El índice de optimismo económico disminuyó 1 punto para los menores de 40 años y subió casi en la misma proporción (+1,1 puntos) para los mayores de 40 años.

En tanto, el índice de optimismo político cayó significativamente entre los menores de 40 años (-4,1 puntos) y avanzó 1,5 puntos para los mayores. Así todo, las personas mayores siguen ubicándose como las más optimistas, con una diferencia más evidente a nivel político.

Dic, 28-2017