“Made in China” con mano de obra forzada

Un informe del gobierno de los Estados Unidos indica que China “potencia su producción” a partir del “trabajo forzado de su población”.

”La República Popular China (RPC) está ampliando el uso de los trabajos forzados, aumentando el riesgo de que los países puedan, sin saberlo, importar productos fabricados por personas en trabajo forzado o de otro modo obligadas a trabajar”, fue lo señalado en el informe publicado.

A través de esto, el gobierno chino ha podido potenciar a gran escala sus producciones.

Estos millones de productos elaborados luego se exportan. Esto aumenta dramáticamente las cantidades de productos importados manufacturados bajo trabajo forzado, explicó EEUU. 

Habitantes perjudicados

En materia de cantidad de gente afectada, el número es aproximado. 

“Desde el año 2017 el Partido Comunista Chino ha detenido a más de un millón de uigures y a otros miembros de grupos étnicos minoritarios y los ha enviado a campos de concentración en Sinkiang.”, indicó el gobierno americano. 

Las autoridades denuncian que aproximadamente 100.000 personas podrían estar trabajando en China en condiciones de trabajos forzados. 

Asimismo, “los detenidos tienen comunicación limitada, o ninguna, con sus familiares en los campos, y también se han denunciado instancias de tortura”, declaró Estados Unidos. 

Como resultado, el secretario de Trabajo Eugene Scalia manifestó su total aborrecimiento hacia las medidas de China diciendo lo siguiente. “El trabajo forzado y el trabajo infantil abusivo son deshumanizantes, arruinan vidas y familias“.

Sumado a esto, agregó que esto “ilustra el preocupante papel de China, la segunda economía más grande del mundo, en patrocinar esas prácticas explotadoras”

Productos prohibidos

Es por eso, que el Estados Unidos decidió estar atento constantemente a la mano de obra y los productos vinculados a Sinkiang.

Consecuentemente, la Oficina de Asuntos Laborales Internacionales en el Departamento de Trabajo de Estados Unidos ha incluido productos de la RPC desde el año 2009 en su listado de trabajos forzados.

No obstante, “la versión de 2020 anota otros cinco productos que actualmente se fabrican con trabajo forzado: textiles, hilados u ovillos, guantes, productos de derivados del tomate o productos capilares”, según describe la publicación.

A estas mercaderías se le suman flores artificiales, juguetes, productos electrónicos, zapatos, fuegos artificiales, pescado, ladrillos y decoraciones de navidad.

Medidas impuestas por el gobierno

En este contexto, Estados Unidos ha lanzado intensas medidas para combatir a China. El texto publicado detalla las siguientes decisiones tomadas por el gobierno

  • “En julio, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza frenaron 13 toneladas de productos capilares con origen en Sinkiang“. Esto se debió a que sospecharon que eran fabricados con trabajos forzados.
  • El mismo mes, el Departamento del Tesoro sancionó a la Corporación de Producción y Construcción de Sinkiang (XPCC) por su relación con graves abusos contra las minorías étnicas en Sinkiang.
  • Además, “el Departamento del Tesoro también sancionó a Chen Quanguo, el secretario del partido en Sinkiang, que incrementó sustancialmente la construcción de campos de detención masivos”.
  • También, el Departamento de Estado lo designó a él y a su familia inmediatas miembros no elegibles para ingresar a Estados Unidos
  • El gobierno, a su vez, emitió la Advertencia empresarial sobre la cadena de suministros en Sinkiang. Esto con el obejtivo de que las empresas no se asocien con firmas de Sinkiang, debido a las constantes violaciones a los derechos humanos en la región, de acuerdo al texto publicado.