La nueva guerra espacial del Siglo 21 por Marte

Comenzó la nueva guerra espacial del siglo 21 pero esta vez la encabezan 3 naciones de las cuales una es Estados Unidos. Al país americano se le suman China y los Emiratos Árabes Unidos, estado que quizá nunca se pensó que podría competir codo a codo con las naciones con más poderío tecnológico.

No obstante, esta nueva guerra no será por el dominio de la Luna, sino que por la exploración de Marte.

El jueves 23 de julio del  2020 China había lanzado por primera vez una sonda en dirección a Marte. Este evento fue realizado tan solo unos días después de la misión de los Emiratos Árabes Unidos y una semana antes de la de Estados Unidos.

Lo grandioso de todo esto es que las misiones tardan aproximadamente 7 meses en concretarse, es decir, hasta que la sonda aterrice en el planeta rojo.

En este contexto, los tres viajes acaban de llegar juntos a la órbita de Marte este mismo febrero y estarán trabajando al mismo tiempo sobre el mismo terreno desconocido. 

El 2020 ha sido un año caótico y con constantes sorpresas. Entre ellas se encuentra el surgimiento de nuevas potencias en la carrera por la exploración del planeta rojo, una situación en la cual están en juego otras cosas además de los descubrimientos científicos.

Estamos hablando particularmente de una rivalidad diplomática y tecnológica entre los gigantes estadounidenses y chinos a quienes se le suman los saudis. 

China

Mediante su misión denominada Tianwen-1, China pretende enviarle al mundo un mensaje sobre su independencia y autonomía.

Gracias a Tianwen-1, China espera poder ubicar una sonda en órbita, situar un módulo de aterrizaje y luego sacar un rover (robot teledirigido), con el fin de analizar la superficie de Marte.

“Los chinos se lanzaron de cabeza con una misión tecnológicamente ambiciosa para un país que hasta ahora no ha hecho nada en Marte”, indicó Francis Rocard, responsable de los programas de exploración del sistema solar en el Centro Nacional de Estudios Espaciales.

Según el astrofísico, la misión de China podría permitirle a los chinos cumplir su sueño de sobrepasar a los estadounidenses y a los europeos en el descubrimiento de Marte. Sin embargo, explica Rocard, “la observación científica todavía no está al nivel de lo que se hace en Estados Unidos y en Europa”.

Emiratos Árabes Unidos

Al gigante asiático se le suma los Emiratos Árabes Unidos, cuya estrategia está relacionada a “un aspecto de vitrina, a expensas de la ciencia”, analiza Francis Rocard.

La misión arabe es más modesta porque consiste en enviar un orbitador pero nada a la superficie.  Este orbitador se situará en órbita con el fin de alcanzar una posición que le permita observar la evolución de fenómenos climáticos como las nubes.

Es decir, que la exploración árabe está más orientada al  estudio de la meteorología marciana.

No obstante, es un paso gigante para los árabes quienes ya dicen presente en el espacio. Es un primer paso que posiblemente los llevará a lograr grandes cosas a futuro. 

Los Emiratos presentan una escala menos ambiciosa, porque tienen menos recursos, pero poco a poco, van aprendiendo. ”Con el tiempo, ayudarán a ampliar los conocimientos sobre Marte”, asegura Francis Rocard.

Estados Unidos y Europa van a seguir en la cabeza

En el caso de los Estados Unidos, lanzó el 30 de julio 2020 una misión bautizada Perseverance. Su principal objetivo es traer de regreso muestras para realizar investigaciones de eventuales rastros.

Esta misión demuestra ser mucho más complicada que la de China y la árabe. Asimismo, Europa estará involucrada en ella.

La difícil misión es el resultado de una cooperación entre la NASA y la ESA, en un contexto donde “todos salen ganando”, afirma el astrofísico.

Es una misión que durará diez años y que contará con distintas etapas. “Habrá otros dos elementos en 2026: un orbitador europeo encargado de recuperar el contenedor de muestras en órbita y un gran dispositivo de aterrizaje estadounidense con un pequeño rover, cuyo objetivo es recoger en el terreno las muestras recolectadas”

Por otro lado, la ESA debería lanzar el rover Pasteur en 2022, en el marco de su programa ExoMars. Este rover equipado con instrumentos europeos y estadounidenses también tiene como objetivo buscar rastros de vida (moléculas orgánicas), pero sin traer muestras

La moderna guerra por el espacio ha comenzado y de una gran manera. La carrera por el dominio espacial esta vez está liderada por Estados Unidos, Europa y China. Sin embargo, sería iluso dejar de lado a las naciones pequeñas en materia tecnologica. Los países como los Emiratos Árabes Unidos van lento pero seguro y aportarán gran información a futuro.