La Nación acelera créditos del BID, CAF y BM

Los préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo serán récord este año, con u$s2.300 M. También se activan aportes del Banco Mundial y la ex CAF por u$s6.300 M para proyectos con participación pública y privada.

La política de endeudamiento del Gobierno no desprecia ninguna alternativa de financiamiento, frente a la necesidad de cubrir el bache fiscal y las inversiones en infraestructura. En este marco, los organismos multilaterales volvieron a jugar un rol clave como fuentes de recursos, y Mauricio Macri se aseguró u$s8.600 para los próximos tres años. Por caso, el Banco Interamericano de Desarrollo informó ayer que 2017 cerrará con un récord de créditos para el país: u$s2.300 millones.

Pero en el Ministerio de Finanzas no se contentan sólo con eso. Desde comienzos de 2016 se impulsaron gestiones paralelas ante el Banco Mundial y ante el Banco de Desarrollo de América Latina (ex Corporación Andina de Fomento, aunque conserva la sigla CAF). Estos tres organismos son vitales para los planes oficiales en materia de obras públicas, ya que al facilitar financiamiento específico, se liberan otros recursos del Estado que sirven para cubrir parte del déficit fiscal.

El ministro Luis Caputo precisó en varias ocasiones en los últimos meses que el objetivo del Gobierno para 2018 es elevar un 50% la actual inversión en infraestructura, llevándola a 3,5 puntos del Producto Bruto. Ese cálculo se apoya en los aportes de los organismos multilaterales y los que se generen mediante una alianza entre el sector público y los inversores privados.

Según los últimos datos oficiales disponibles, a junio de este año, la deuda con los organismos internacionales ascendía a u$s27.427 millones. Esta cifra representa apenas 9,3% del total de la deuda pública, pero viene el franco ascenso.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, prometió en agosto pasado a Mauricio Macri créditos por u$s2.000 millones para 2018. En poco más de 18 meses, el BM lleva prestados u$s2.300 millones para al sector público argentino. Además, extenderá garantías para obras de infraestructura que se llevarán a cabo con inversión privada.

En tanto, CAF anunció oficialmente que entre 2018 y 2020 financiará u$s2.000 millones para inversiones en educación, agua y saneamiento, transporte, logística y energía. De todos modos, por ahora es el BID el que se puso a la cabeza de los prestamistas multilaterales entre los cuales el Gobierno pasa la gorra para sus proyectos. Su presidente, el colombiano Luis Alberto Moreno, es un visitante asiduo de Buenos Aires. Y en cada viaje trae nuevos anuncios de préstamos. Esta semana el BID informó que este año “concretó la aprobación de un programa de operaciones en apoyo de Argentina que alcanzó el récord anual de u$s2.300 millones para financiar numerosos proyectos en diferentes áreas del sector público”.

Según el informe, el Banco Interamericano financiará “un amplio abanico de programas y proyectos en los sectores de innovación tecnológica, desarrollo e integración urbana, inclusión financiera, seguridad ciudadana, educación inicial, transporte (ferrocarriles e infraestructura vial), agua y saneamiento, fortalecimiento institucional, mejora de las estadísticas públicas, transparencia e integridad, y proyectos de integración regional, como el Túnel de Agua Negra y el Corredor Cristo Redentor en la frontera con Chile”.

El BID también señaló que para 2018 prevé concretar “un nivel de apoyo y acompañamiento al país similar al de 2017”, estimado en unos u$s2.350 millones.

Unos de los proyectos que se financiará con estos recursos es el Programa de Agua Potable y Saneamiento para el Área Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires y los Partidos del Primer, Segundo y Tercer Cordón del Conurbano Bonaerense. Habrá u$s305 millones para ampliar los servicios de saneamiento, dar mayor disponibilidad de agua y mejorar las condiciones medioambientales del Ride la Plata. También figura el proyecto de “mejora del Ferrocarril General San Martín (Ramal Retiro-Pilar) con u$s400 millones para apoyar la readecuación y electrificación de este ferrocarril de Buenos Aires”.

Dic, 27-2017