La muerte de Delhon ahonda el escándalo del Fifagate

La muerte del abogado Jorge Delhon, de 52 años, supuestamente implicado en el esquema de corrupción conocido como «FIFAgate», luego que Alejandro Burzaco confesara que entregó sobornos a dos ex funcionarios K de Fútbol Para Todos, no hace más que ahondar en el escándalo de corrupción que envuelve a la entidad madre del fútbol mundial.

Burzaco, exdirector ejecutivo de la empresa argentina de marketing Torneos y Competencias admitió en Estados Unidos haber sobornado a la FIFA para obtener derechos de retransmisión del fútbol entre 2011 y 2014 cuando pagó millonarios sobornos a Delhon y Alejandro Paladino.

Paladino fue coordinador del recientemente cancelado programa Fútbol Para Todos, por el que los partidos se emitían desde 2009, durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner a través de canales de televisión abierta. Por su parte, Delhon era un abogado contratado por la Jefatura de Gabinete kirchnerista. «Nosotros pagamos sobornos a esos dos señores por 4 millones de dólares», dijo Burzaco cuando la justicia estadounidense le preguntó por el rol de dos exfuncionarios del Fútbol Para Todos.

Fuentes de la comisaría segunda de Lanús confirmaron el «suicidio» de Delhon, después de que efectivos lo encontraran ayer sobre las vías ferroviarias. «Dicho sujeto se arrojó al paso de la formación 3251 Vía Ezeiza», añadió la Policía en un comunicado. El conductor del tren que provocó la muerte del abogado prestó declaración y dijo que observó cruzar las vías «al sujeto corriendo hacia la formación».

El «FIFAgate» se destapó a finales de mayo de 2015, en vísperas del congreso en el que iba a ser reelegido presidente el suizo Joseph Blatter, cuando la policía, en una operación conjunta entre EEUU y Suiza, irrumpió en el hotel de Zúrich donde se alojaban la mayoría de los directivos y realizó varias detenciones.

Torneos y Competencias, dedicada a transmitir eventos deportivos, admitió haber sobornado a la FIFA para obtener los derechos del Mundial en 2018, 2022, 2026 y 2030. En diciembre de 2016, la empresa negoció un acuerdo con las autoridades en Estados Unidos para pagar casi 113 millones de dólares de multa para cerrar el caso.

Al margen de la multa, la compañía se comprometió a continuar colaborando con la investigación de las autoridades y a mejorar sus controles internos para evitar prácticas corruptas.

Antes, Burzaco había aceptado pagar una multa de 21,6 millones de dólares por varios cargos de blanqueo de dinero y fraude electrónico que se habían presentado en su contra.

Nov, 15-2017