La Legislatura avaló llamado a licitación para los subtes

La iniciativa que ahora recibió luz verde contempla el llamado a licitación para dar con un operador que se haga cargo del servicio por un lapso de 12 años con opción a una extensión por tres más.

Como se intuía en la previa, el oficialismo porteño impuso su mayoría y logró que la Legislatura apruebe el proyecto que impulsa el llamado a una nueva licitación para la explotación del subte de Buenos Aires.

El texto fija, además, la prórroga de un año para el contrato que hoy mantiene a Metrovías como administrador del servicio.

La iniciativa que ahora recibió luz verde contempla el llamado a licitación para dar con un operador que se haga cargo del servicio por un lapso de 12 años con opción a una extensión por tres más.

El proyecto fija que “quienes se presenten a dicha convocatoria deberán acreditar experiencia específica no menor a 15 años en la operación de subterráneos o metros y deberán haber transportado en los últimos tres años al menos 150 millones de pasajeros”.

Para poder participar de la compulsa, el potencial nuevo concesionario deberá constituir una sociedad anónima y estará obligado a “absorber, a su exclusivo cargo y costo, el personal en relación de dependencia que, a la fecha de la toma de posesión del servicio, esté afectado en forma exclusiva al subte, de acuerdo al listado de dotación aportado por SBASE (Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado)”.

Metrovías, la actual operadora del subte, es la que mejor se perfila para operar el servicio por los próximos 15 años. La posible continuidad del grupo Roggio es un tema que ya genera debates en gremios como la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP).

En ese sentido, voceros de la organización aseguraron que en varias reuniones celebradas este año, el Gobierno porteño les acercó como posibilidad la conformación de una sociedad entre Metrovías y un socio internacional que tome parte del llamado a licitación.

En este caso, la firma comandada por Roggio continuaría con el manejo operativo de las formaciones mientras que el nuevo actor se ocuparía de aportar tecnología y financiamiento de cara a futuras inversiones.

Si bien hay interés de firmas extranjeras por sumarse, en el Gobierno reconocen que a cualquiera de ellas le resultaría muy difícil operar el subte. Las francesas RATP y Keolis, y la española Metro de Madrid, aparecen entren las compañías que mostraron cierto interés por el subte de la Ciudad.

Nov, 03-2017