GREMIOS AERONÁUTICOS ANUNCIARON UN PARO TOTAL EN AEROLÍNEAS PARA EL LUNES

Los gremios aeronáuticos anunciaron esta mañana un paro total de actividades para el lunes 26 de noviembre que afectará a todos los vuelos de Aerolíneas Argentinas y Austral. La medida fue anunciada en una conferencia de prensa que se realizó en el Aeroparque Jorge Newbery y se plantea luego que la empresa de bandera anunciara ayer la suspensión de 376 empleados.

“Queremos dialogar y solucionar esto pacíficamente. Hemos resulto convocar a un paro para el lunes 26, cese total de actividades. Es el primer paso, se van a hacer otras medidas. Es un tema salarial por incumplimiento del acta firmada el año pasado y negarse a negociar la actualización de la nueva paritaria”, expresó Rubén Fernández, de la Unión del Personal Superior (UPSA).

“Nos enteramos por los diarios que la empresa suspendió a casi 400 compañeros, no conocemos los argumentos, nadie nos comunicó absolutamente nada. Por el momento ningún empleado ha recibido un telegrama, pero si sucede se contestará con los argumentos legales que haya. Lo que están haciendo es hacer desaparecer a Aerolíneas Argentinas”, agregaron los gremios.

Los trabajadores exigen que la empresa cumpla con los puntos acordados durante la negociación salarial de 2017. “La cláusula gatillo fue un acta salarial del 1 de octubre de 2017 que regía hasta el 30 de septiembre de 2018. Cuando la inflación se disparó la empresa empezó a pagar, pero con los sueldos de octubre la empresa decidió que ya estaba cumplido y no la aplicó. Nos quieren hacer responsables por un incumplimiento de ellos”, sostuvo Fernández.

Por otra parte, los gremios expresaron que la actual gestión busca “hacer desaparecer a la empresa” y señalaron que durante la gestión de Isela Costantini la empresa “creció sin conflictos y achicó el déficit”.

Ayer Aerolíneas Argentinas anunció la suspensión de 376 empleados que “abandonaron o retuvieron tareas” durante el jueves 8 de noviembre, lo que provocó cancelaciones de 258 vuelos y afectó a 30 mil pasajeros.

Ese día, los gremios de pilotos (APLA y UALA), así como el personal de tierra agrupado en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), los técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA) convocaron a una asamblea a partir de las 7 de la mañana, que se transformó en una medida de fuerza de 11 horas de duración.

Las suspensiones fueron comunicadas por telegrama a los empleados, aunque los gremios esta mañana señalaron que muchos todavía no habían sido notificados de la medida.

La empresa indicó que las suspensiones van de los 10 a los 15 días, según el nivel de afectación al servicio que pudieron detectar y detallaron que las sanciones más largas corresponden a quienes hicieron abandono del trabajo. Mientras dure la suspensión, el empleado no cobra el salario.

Desde la empresa se anticipó que la efectivización de las suspensiones se realizará en forma escalonada para no afectar las operaciones.

Los empleados suspendidos son de las áreas de Tráfico (mostradores), call center, rampa, mantenimiento y pilotos. El único sector que quedó afuera son los Tripulantes de a Bordo, porque ese día no participaron de la asamblea.

El mismo día 8, durante la medida de fuerza, Aerolíneas hizo una presentación ante la Secretaría de Trabajo, que envió inspectores a relevar la situación. La compañía, por su parte, sumó escribanos que también levantaron testimonios. Las sanciones que aplicó la empresa se basaron en esas pruebas documentales, las de los inspectores y los escribanos, que certificaron los casos de abandono o retención de tareas.

Desde Aerolíneas aclararon que el número de sancionados es de 376, pero que eso no implica que no hayan sido más los que se negaron a trabajar ese día, ya que el número establecido es sobre aquellos en los que se pudo constatar su ausencia o retención de tareas, con prueba documental generada por los inspectores y los escribanos.

Nov, 21-2018