GOBIERNO REFUERZA SUBSIDIOS A AEROLÍNEAS ARGENTINAS

El presidente designado de Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido participó de una reunión con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el presidente saliente y flamante titular de Enarsa, Mario Dell’Aqua, donde se analizó la situación actual de la compañía y se analizaron nuevos subsidios.

El encuentro fue en Aeroparque, en el sexto piso donde Aerolíneas tiene sus oficinas desde fines de 2015 y la reunión fue la respuesta que tuvo la empresa tras lanzar promociones “low cost” para sus vuelos, el mismo día en que el Gobierno eliminó la tarifa mínima para el mercado de cabotaje.

Según datos de Aerolíneas, sólo el miércoles pasado se vendieron 120.000 tickets, de los cuales 66.000 correspondieron a las promociones lanzadas por la empresa, que rigen por una semana. Pero más allá de ese dato, la reunión estuvo focalizada en ajustar tuercas: los costos de Aerolíneas se incrementaron más allá de lo que la empresa había presupuestado a fines de 2017, por el alza de los combustibles. A su vez, las ventas no siguieron la racha expansiva de los primeros meses, sobre todo los vuelos internacionales.

Dietrich dio a entender que el Gobierno va a asistir a Aerolíneas con más subsidios de los que tenían previstos. “Estamos haciendo un esfuerzo para acompañar a Aerolíneas en la situación generada por la suba de combustibles. Estamos monitoreando los números de la empresa de acá a fin de año, para hacerlo”, dijo el ministro.

Pero le puso condiciones a esa ayuda. “Es un esfuerzo que hacemos como Gobierno, con dinero que es parte de lo que los argentinos pagan en impuestos. Eso es lo que tiene que comprometer más a la organización en ser más competitiva y mejorar sus costos. Esperamos un compromiso”.

“Hay enormes oportunidades de mejoras por todos lados. Nuestro desafío es trabajar con la organización para que se entienda esa oportunidad y eso nos permita crecer”, señaló.

Malvido agregó que, si bien hay un potencial de crecimiento “enorme” dentro de Aerolíneas, “lo que necesitamos es ser competitivos, en precio y también en la experiencia de vuelo. Y en la productividad del trabajo”. Y dio a entender que durante su gestión las negociaciones con los gremios serán más duras. “No hemos tocado ninguno de los privilegios que debemos revisar. Y esto no da para más. Para más volumen de mercado, tenemos que sentarnos a conversar”, dijo.

A su turno, Dell’Acqua coincidió con el enfoque: “Se fueron acumulando infinitas liberalidades. Vamos a tener que hacerlo [la renegociación], es duro, pero hay que rediscutirlas. Son liberalidades que se pusieron en distintas épocas de la empresa. Y ahora hay que competir o no podemos seguir adelante, creciendo. Si querés volar, hay que hacerlo como lo hacen los otros, la competencia. No se pueden tener condiciones fuera del mercado”, agregó.

Y concluyó: “Estamos muy enfocados en seguir creciendo. Si podemos seguir creciendo de manera racional, podremos seguir generando empleo. Pero si se pretende mantener esos privilegios, que no son sustentables, seremos caros, tendremos pasajes caros y la gente no va a volar con nosotros”.

La empresa adelanta que seguirán las promociones en los vuelos de cabotaje (como el descuento del 50% que rige hasta el 8 de agosto) en la búsqueda de “llenar los aviones”.

Ago, 03-2018