Ginés González García y su “vacunatorio VIP”

El presidente Alberto Fernández le pidió hoy la renuncia al ministro de Salud, Ginés González García.

Esto como resultado del reciente conocido escándalo con las vacunas que se aplicaron en la cartera sanitaria a personas que no estaban en la lista de prioridades.

De acuerdo a fuentes oficiales, la decisión fue tomada luego de conocer lo siguiente. Este viernes salió a la luz que algunos dirigentes políticos y el periodista Horacio Verbistky se vacunaron, por fuera del esquema oficial.

Consecuentemente, Fernández le hizo llegar el pedido de renuncia a González García a través del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

¿Qué paso?

La gran polémica por el “vacunatorio VIP” que había montado el ministro en su cartera molestó profundamente al Presidente, en momentos en que las dosis contra el COVID-19 llegan al país a cuentagotas. Es decir, cuando apenas estaban entrando vacunas, lo que empeora la situación y perjudica aún más al ex ministro.

El operativo tuvo lugar el jueves en el edificio que ocupa el ministro sobre la avenida 9 de julio. Ese día, González García viajó a Entre Ríos para monitorear el avance del plan de inmunización en esa provincia junto al gobernador, y dejó la logística en manos de su secretario privado, quien también se vio afectado.

Si bien ya había rumores sobre supuestas vacunaciones por fuera del sistema establecido por el Gobierno, este viernes Verbistky lo confirmó. El periodista, que recibió la Sputnik V , catalogó a González García como su “amigo”.

En total fueron diez los vacunados. Entre ellos, el senador Jorge Taiana y el diputado Eduardo Valdés, que el domingo viajan junto al presidente Alberto Fernández a México a participar de la celebración de la independencia de aquel país. El canciller Felipe Solá, que integra la comitiva mexicana, también se vacunó.

Este episodio de rebeldía cayó muy mal en la Casa Rosada, donde consideraron que se enturbia el plan de vacunación nacional.

La salida de González García se da a poco de cumplir un año y dos meses de gestión.

El ministro de Salud, que por el momento no tiene reemplazante, ya había estado en la mira del Gobierno por otras situaciones que generaron polémica, pero este viernes el episodio con la Sputnik V derivó en su pedido de renuncia.