Gasto récord en energía limpia

El gasto récord en energías sin combustión motoriza el crecimiento de las inversiones en el rubro a nivel mundial para este año. Esto se desprende de un informe que público la Agencia Internacional de Energía (AIE). A continuación los puntos más salientes del exhaustivo análisis.

Impulsados por las energías renovables y la eficiencia energética, así como por el aumento de los costos, los niveles actuales de gasto de capital aún están lejos de ser suficientes para abordar las crisis energética y climática.

Aumento en la inversión de energía limpia

La inversión mundial en energía aumentará un 8% en 2022 para alcanzar los 2,4 billones de dólares. Este aumento anticipado se producirá principalmente en energía limpia, según un nuevo informe de la Agencia Internacional de Energía. Aunque alentadora, la inversión en crecimiento todavía está lejos de ser suficiente para abordar las múltiples dimensiones de la crisis energética actual y allanar el camino hacia un futuro energético más limpio y seguro.

El crecimiento más rápido en la inversión en energía proviene del sector eléctrico, principalmente en energías renovables y redes, y de la eficiencia energética, según el informe World Energy Investment 2022. Sin embargo, el aumento en el gasto en energía limpia no se distribuye de manera uniforme. Esto se debe a que la mayor parte tiene lugar en las economías avanzadas y China. Y en algunos mercados, las preocupaciones sobre la seguridad energética y los altos precios están provocando una mayor inversión en suministros de combustibles fósiles, especialmente en carbón.

La necesidad de un aumento mas drástico en las inversiones

«No podemos darnos el lujo de ignorar la crisis energética mundial de hoy o la crisis climática, pero la buena noticia podemos abordar ambas al mismo tiempo», dijo el Director Ejecutivo de la AIE, Fatih Birol. «Un aumento masivo en la inversión para acelerar las transiciones de energía limpia es la única solución duradera», agrego.

A su vez, destaco que se necesita un aumento mucho más rápido para aliviar la presión sobre los consumidores por los altos precios de los combustibles fósiles, hacer que nuestros sistemas energéticos sean más seguros y encaminar al mundo para alcanzar nuestros objetivos climáticos».

La inversión en energía limpia creció solo un 2% al año en los cinco años posteriores a la firma del Acuerdo de París en 2015. Pero desde 2020, el ritmo de crecimiento se ha acelerado significativamente al 12%. El gasto ha sido respaldado por el apoyo fiscal de los gobiernos y ayudado por el aumento de las finanzas sostenibles, especialmente en las economías avanzadas. Las energías renovables, las redes y el almacenamiento ahora representan más del 80% de la inversión total del sector eléctrico. El gasto en energía solar fotovoltaica, baterías y vehículos eléctricos ahora está creciendo a tasas consistentes con alcanzar cero emisiones netas globales para 2050. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.