FMI: “La Argentina deberá hacer su parte”

La Argentina ya inició conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para mejorar la condición del país acerca del refinanciamiento. Según lo afirmado por ambas partes (Gobierno y autoridades del FMI) se hará lo posible para que esto ocurra. No obstante, aún no se ha llegado al “punto” de que esa negociación pueda ser alcanzada.

En este contexto, la titular del organismo, Kristalina Georgieva, aclaró hoy que la Argentina deberá hacer “su parte” para arribar a un acuerdo con el FMI que permita refinanciar la deuda. La mayor representante del ente  dijo que, “como en el tango”, ambos lados deben hacer lo suyo. Esto es más que lógico.

Asimismo, explicó que el organismo está trabajando con la Argentina para desarrollar un amplio plan. Este buscará crear condiciones favorables para el “crecimiento impulsado por el sector privado”.

“En términos generales, lo que pretendemos es tener una visión común sobre un buen equilibrio entre la estabilidad, brindar apoyo a las personas más vulnerables de una manera focalizada y crear condiciones para un crecimiento más fuerte impulsado por el sector privado en Argentina”, fue lo que dijo. 

Refinanciar la deuda

Por su lado, el Gobierno argentino busca refinanciar una deuda contraída en 2018, que ronda los u$s 44.000 millones. Se tratará de resolver a través de un préstamo de Facilidades Extendidas con vencimientos de largo plazo.

La intención de la administración argentina es alcanzar un acuerdo antes de mayo, que es cuando Argentina debe pagar un vencimiento al Club de París.

Según señaló Georgieva, el Fondo está concentrado en ayudar a expandir las condiciones para el crecimiento más que en reducir el nivel de deuda.

Impacto de las deudas

Sin embargo, aclaró que “la deuda ha ayudado, pese al terrible impacto de la pandemia, para mitigar la crisis por ahora, aunque ha tenido como consecuencia la subida de los niveles de endeudamiento en Latinoamérica”.

Sumado a esto, la titular del FMI advirtió que es vital que los países latinoamericanos empiecen a introducir reformas para reimpulsar la economía y no quedarse atrás a nivel global.