La automatización laboral: ¿nos quedaremos sin trabajo?

El tiempo avanza y con él también la transformación del mundo laboral.

Constantemente escuchamos que en el futuro los trabajos serán más simples, ya que solo deberemos apretar un botón y una máquina hará todo el trabajo por nosotros. Esto no es así! 

Primero debemos comprender que este cambio viene desde hace décadas.

Recientes estudios publicados por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) desmintieron por completo lo pensado hasta ahora sobre el futuro.

En el artículo se explica que el cambio tecnológico está reemplazando los trabajo existentes, mientras que crea nuevos.

Es decir, no se está eliminando el trabajo por completo sino que están surgiendo nuevas formas de automatización.

Sumado a esto, la actual situación mundial acerca del Covid 19 demostró que las tecnologías han sido fundamentales para permitirnos adaptarnos a través de la telepresencia, los servicios en línea, la educación a distancia y la telemedicina.

Si bien no se parecen en nada a los robots, estas herramientas de trabajo remoto también son formas de automatización, que desplazan a los trabajadores vulnerables de los trabajos de servicio con salarios bajos en industrias como la restauración, la limpieza y la hotelería. 

Nuevas industrias, nuevos trabajos

A su vez, en el mundo se está desarrollando una guerra tecnológica liderada por los constantes descubrimientos logrados por investigadores que trabajan día y noche sin parar. En otras palabras, el mundo actual está dando a luz nuevas innovaciones que dan vida a nuevas ocupaciones.

El MIT destaca principalmente dos:

  • En primer lugar, el avance de la digitalización del trabajo ha hecho que los trabajadores con un alto nivel educativo sean más productivos y que los trabajadores con menos formación sean más fáciles de reemplazar por maquinaria.
  • En segundo lugar, la aceleración del comercio y la globalización, impulsada por el aumento de las importaciones desde China y la rápida subcontratación del trabajo de producción, provocó una rápida disminución del empleo en el sector manufacturero.

No obstante, la productividad laboral ha aumentado notablemente en el último tiempo.

Esto se debió al aumento de la educación y los niveles de habilidades, el avance de las tecnologías en el lugar de trabajo, la creciente integración global.

Educación

Los altos niveles de educación agranda cada vez más la brecha entre los trabajadores.

La diferencia entre las ganancias producidas por aquellos con títulos universitarios son inmensas a comparación de los que no estudiaron una carrera.

Esto es consecuencia de que las ocupaciones con altos salarios y educación superior ofrecen sólidas perspectivas de carrera, crecientes ingresos de por vida y una importante seguridad laboral.

En el otro extremo, las ocupaciones de baja educación y bajos salarios brindan poca seguridad económica y un crecimiento limitado de los ingresos profesionales.

Esto resulta en una disminución de los trabajos tradicionales como los de nivel medio de producción, los de apoyo administrativo y de oficina, y las ocupaciones de venta. 

Trabajo cognitivo y no de fuerza

Dado los exigentes niveles de los nuevos trabajos que demandan nuevas habilidades, será necesario el ejercicio del pensamiento crítico y la práctica de la empatía y la creatividad.

Además deberá contarse, en muchos casos, con conocimientos duros y específicos.

Esto se debe a que la gran mayoría de los empleados de la Generación Z estarían interesados ​​en tener múltiples roles en un solo lugar de trabajo. Es decir, poder ejecutar más de una acción a la vez. 

En este caso se verán beneficiados los trabajos basados en la información, el cálculo, la resolución de problemas y la comunicación.

Claros ejemplos son:

  • trabajadores de la medicina
  • el marketing
  • el diseño
  • la investigación

Pero se verán perjudicados los trabajadores de habilidades medias que en muchos casos proporcionaron estas tareas de recopilación de información, organización y cálculo.

Estos incluyen trabajadores de ventas, trabajadores de oficina, trabajadores de apoyo administrativo y puestos de producción de la línea de montaje.

Trabajos manuales y de servicio mal pagados

La digitalización ha tenido el menor impacto en este tipo de tareas.

Aquí encontramos trabajos que exigen destreza física, reconocimiento visual, comunicaciones cara a cara y adaptabilidad situacional.

Estos permanecen en gran medida fuera del alcance del hardware y software actuales, pero los adultos con modestos niveles de educación pueden realizar con facilidad.

Entre ellos encontramos: trabajadores de servicios de alimentos, limpiadores, conserjes, paisajistas, guardias de seguridad, asistentes de salud en el hogar, conductores de vehículos y numerosos trabajadores de entretenimiento y recreación.

Trabajos que se ocuparán entre 2019-2023 según estadísticas

Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. (BLS), los Estados Unidos agregará aproximadamente 6 millones de empleos en forma neta entre 2019 y 2029.

De esos 6 millones, 4.8 millones emergerá en solo 30 ocupaciones y posiblemente ocurra lo mismo en el resto del mundo. 

Las tres ocupaciones proyectadas para agregar la mayoría de los puestos de trabajo están vinculadas a los servicios en persona:

  • asistentes de cuidado personal y salud en el hogar.
  • trabajadores de comida rápida y mostradores.
  • cocineros de restaurantes. 

Las tres ocupaciones que se proyecta que eliminarán más puestos de trabajo son:

  • cajeros
  • secretarias y auxiliares administrativos
  • ensambladores y fabricantes diversos.

Estos tres trabajos mencionados realizan principalmente tareas de ensamblaje repetitivo y procesamiento de información codificable que son susceptibles de automatización.

Trabajos en la salud

La rápida expansión del sector de la salud agregará muchos trabajos de habilidad media en ocupaciones no tradicionales.

Los trabajos como terapeuta respiratorio, higienista dental y técnico de laboratorio clínico ofrecen salarios de ingresos medios a los trabajadores con un título de asociado en el campo relevante por lo que son buenos candidatos para la formación. 

Cómo prepararnos para los trabajos del futuro

Es imposible predecir lo que pasará en el futuro, sin embargo, si es posible tener ciertos aspectos en cuenta para prepararnos. 

Primero que nada, debemos comenzar a aprovechar nuestras capacidades y usarlas a nuestro favor.

Debemos elegir áreas donde los seres humanos tienen la oportunidad de realizar un trabajo que exige su creatividad, imaginación, inteligencia social y emocional y pasión. Es decir, trabajos que no puedan automatizarse. 

Además, las personas deberán actuar y participar en el aprendizaje permanente. De este modo, estarán preparados para adaptarse a cualquier situación y cambio que se les presente.

Será necesario que las personas continúen invirtiendo en la adquisición de nuevas habilidades. En otras palabras, estar constantemente aprendiendo algo nuevo.

A su vez, los empleados tendrán que tomar la iniciativa de construir sus trayectorias profesionales a partir de diversas experiencias laborales y así moldear sus carreras. 

De esta forma, podremos de a poco prepararnos para un futuro cercano en el que una máquina posiblemente sea nuestro compañero de trabajo.