4 millones de alumnos regresan a clases el lunes en la provincia de Buenos Aires

Luego de un año de clases virtuales, unos 4.150.000 alumnos comenzarán el ciclo lectivo el lunes en toda la provincia de Buenos Aires.

No obstante, esto será bajo una modalidad que combinará jornadas dentro de las aulas y otras de forma remota para evitar la concentración de personas.

El plan acordado estará conformado por protocolos que fijan la cantidad de chicas y chicos por aula. Además, establecen el distanciamiento social y el uso de mascarillas, en el marco de la pandemia de coronavirus.

Como se sabe, el 17 de febrero pasado volvieron a las aulas para recuperar contenidos 1.100.000 estudiantes que tuvieron trayectorias discontinuas con sus docentes durante el año pasado.

Sin embargo, el lunes ese número se cuadruplicará con el regreso a las escuelas de las niñas y niños de los niveles inicial y primario.

Por su parte,  el 8 de marzo será el turno de los estudiantes de secundaria, por lo que, el número aumentará drásticamente.

De acuerdo a la directora general de Cultura y Educación bonaerense, Agustina Vila, la vuelta a la presencialidad se llevará a cabo “de manera cuidada y segura para preservar la salud de las chicas, chicos y trabajadores de la educación”.

Así, se buscará reducir cualquier tipo de riesgo de contagios para efectivizar la vuelta a las aulas.

Para ello, en las últimas semanas, el Gobierno bonaerense empezó a aplicar la vacuna contra el coronavirus a trabajadores de la educación.

A su vez, los consejos escolares distribuyeron elementos de limpieza, higiene y desinfección, además de otros como barbijos.

En este contexto, los gremios docentes aclararon que las clases presenciales se mantendrán sólo si el Estado continúa garantizando el cuidado de la salud de maestros y alumnos.

En las 16 mil escuelas de nivel inicial, primaria y secundaria de gestión estatal y privada deberán cumplirse las pautas establecidas en el Plan Jurisdiccional.

Protocolos

Estos protocolos establecen normas obligatorias y orientativas para la organización institucional y pedagógica de los establecimientos educativos de todos los niveles y modalidades de enseñanza.

Según el texto, la cantidad de alumnos en forma presencial dependerá de la superficie con que cuenta el aula, debiéndose mantener una distancia de 1,5 metros entre estudiantes y de 2 metros con la o el docente.

Asimismo, contempla que la jornada escolar será de 4 horas. Durante estas, habrá tiempos de descanso y el uso de tapaboca será obligatorio para todos.

Por su lado, la ventilación natural de los ambientes será primordial, especialmente de las aulas y deberá realizarse en forma permanente. Si por alguna razón las puertas y ventanas no pueden permanecer abiertas, deberán abrirse cada 20 minutos.

El protocolo dispone también que se deben pautar horarios escalonados de ingreso y salida de la escuela para evitar concentraciones y que se debe tomar la temperatura antes del ingreso a clases.

Escuelas en condiciones

El gobierno estima que unas 4.000 escuelas están en condiciones de garantizar presencialidad todos los días de la semana durante cuatro horas por las dimensiones y características de sus aulas. Este número se traduce en un 30% de la matrícula, es decir unos 1.200.000 estudiantes.

Para aquellos establecimientos que no tengan la posibilidad de cumplir el distanciamiento social, se formuló el modelo de presencialidad combinada.

Este estará conformado por subgrupos que alternarán la asistencia presencial en bloques semanales de días de clases.

Así, cada subgrupo tendrá clases presenciales durante una semana y realizará actividades educativas no presenciales la siguiente.