TRIPULACIÓN DE AUSTRAL FRUSTRÓ UN POSIBLE CASO DE TRATA DE PERSONAS

La tripulación de un vuelo de Austral que tenía como destino la ciudad de Asunción, frustró un posible caso de trata de personas al detectar una situación irregular entre una mujer y un pasajero y dar intervención a la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Según informaron fuentes de la compañía, el hecho se registró en la mañana de ayer en el vuelo 2260 de Austral que debía partir desde Ezeiza a las 5,55 con destino a la ciudad de Asunción.

Durante el embarque un pasajero informó a la tripulación de cabina haber visto una situación “extraña” al momento de realizar el check-in entre una mujer y un hombre que se encontraban en el vuelo.

Fue entonces que la Comisario a cargo del vuelo se acercó a la mujer, la cual no hablaba y se comportaba de forma errática, por lo que se le pregunto al hombre que la acompañaba para que se identificase y explicara que relación los unía, pero se encontraron con que dio versiones distintas en dos instancias diferentes.

Ante esta situación la tripulación decidió llevar a la mujer a la parte delantera de la cabina, donde se le pidió el documento, el cual no tenía consigo, pero seguía sin emitir palabras y se encontraba en un evidente estado de tensión nerviosa por lo que la Comisario del vuelo en conjunto con el comandante decidieron llamar al Servicio Médico de la Compañía y a personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Finalmente, los pasajeros tuvieron que ser desembarcados reprogramandose el vuelo para las 12,55 del mediodía y la se radicó la denuncia en la dependencia de la Policía de Seguridad Aeroportuaria del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, que a su vez dio intervención al juez de turno de Ezeiza, que inició una investigación por presunta trata de personas.

Aerolíneas Argentinas firmó en abril del 2014 un convenio de cooperación y asistencia con el Ministerio de Justicia, Aeropuertos Argentinas 2000 y los gremios aeronáuticos para el tratamiento y prevención de casos de tratas de personas y en ese mismo año fueron detectadas seis mujeres entre Buenos Aires y Punta del Este, mientras que con anterioridad habían sido detectados otros casos en Ushuaia y Río Grande.