MENDOZA Y CAFAYATE, UNIDAS POR EL VINO Y LOS SABORES DE LA TRADICIÓN

Baco, Dionisio y Osiris supieron representar para la cultura romana, griega y egipcia, respectivamente, al Dios del Vino. Pero más allá de las creencias y las geografías de origen, el néctar de uva se expandió y popularizó a lo largo y ancho del mundo, hasta llegar a la Argentina y convertirse en Bebida Nacional. Pero, ¿qué es lo que hay que saber para disfrutar a pleno de las Rutas del Vino?.

Las Rutas del Vino son circuitos turístico-gastronómicos, que permiten recorrer distintas bodegas y conocer cómo es el proceso de creación, desde la uva hasta la barrica. En estas actividades se puede observar, comprender y conocer mejor la historia, el desarrollo y el funcionamiento actual de la actividad vitivinícola.

En el caso de Argentina, las dos principales Rutas del Vino son la de Mendoza, con el Malbec como emblema; y la de Cafayate, en la provincia de Salta, que tiene al vino torrontés como principal protagonista.

Para todos aquellos viajeros que quieran recorrer y degustar Mendoza, los Expertos de Almundo recomiendan aprovechar el paquete por Los Caminos del Vino, de 4 días y 3 noches.

En esta excursión, se recorren las zonas de Maipú y Luján de Cuyo, visitando y degustando en dos bodegas y una fábrica de aceite de oliva.

Entre olivares, frutales y viñedos se encuentran bodegas artesanales, como Cavas de Don Arturo y San Huberto (entre otras), como así también las “industriales”, tales como Vistandes, Florio o López. También, en esta zona se encuentran las fábricas de aceite de oliva : Laur y Pasrai, apreciando siempre como fondo las montañas nevadas del Cordón del Plata.

Por otra parte, para aquellos viajeros que deseen recorrer la Ruta del Vino en Cafayate, los Expertos de Almundo recomiendan el paquete Norte Argentino Clásico. Este incluye un circuito de 8 días y 7 noches, recorriendo las distintas bodegas de los Valles Calchaquíes.

Los conocedores del tema afirman que la historia del vino se remonta al año 6.000 a.C, al sur de la zona del Cáucaso, entre lo que hoy se conoce como Georgia, Turquía, Armenia e Irán y luego se popularizó en Egipto, Roma y Grecia. Y aunque las tradiciones cambiaron a lo largo de los siglos y se modificaron según las culturas, algo une al pasado y el presente: el vino seguirá siendo una parte fundamental de la cultura humana. Y en Argentina, tiene un lugar especial, ya que alcanzó el rango de Bebida Nacional hace casi 10 años.

Dic, 3-2019