CIMOM, DE AIRBUS, VOLVIÓ A LA TIERRA DESPUÉS DE UN PERÍODO EN LA ESTACIÓN ESPACIAL

CIMON ya ha vuelto a la Tierra: El asistente móvil para astronautas (Crew Interactive Mobile CompanioN) equipado con inteligencia artificial regresó a nuestro planeta a bordo de la nave Dragon de la compañía estadounidense SpaceX.

La SpaceX-18 se desacopló de la Estación Espacial Internacional (ISS) el 27 de agosto de 2019  a las 16:59 horario de verano de Europa Central (CEST). El amerizaje de la cápsula se produjo en el océano Pacífico a unos 480 kilómetros al suroeste de Los Ángeles y fue recuperada a las 22:21 CEST.

“Esperamos que el primer CIMON regrese a Alemania a finales de octubre”, informa el Dr. Christian Karrasch, director del proyecto CIMON en la Dirección Espacial del DLR, y recuerda los últimos meses: “CIMON es un experimento tecnológico que ha satisfecho plenamente nuestras expectativas.

En su estreno en el espacio –en noviembre de 2018, cuando llevó a cabo una misión de 90 minutos en la ISS con el astronauta alemán de la ESA Alexander Gerst– demostró que funciona bien en condiciones de ingravidez y que puede interactuar con éxito con los astronautas.

Seguimos muy contentos de ser los únicos que utilizamos la inteligencia artificial en la estación espacial, y llevamos varios meses trabajando en un nuevo modelo mejorado. Con el primer CIMON pudimos poner los cimientos de los sistemas sociales de asistencia en el espacio destinados a apoyar a los astronautas en sus tareas y, quizás, liberarles en el futuro de ciertas ocupaciones”.

Airbus construirá el segundo CIMON, igual que su predecesor, en Friedrichshafen y Bremen para la Dirección Espacial del DLR con fondos del Ministerio de Economía y Energía (BMWi) de Alemania. Airbus Friedrichshafen ha montado y probado el nuevo hardware de CIMON.

En Bremen por su parte, Airbus trabaja en la mejora del software de control de vuelo y de control de actitud. IBM implementa nuevas funciones de IA. Till Eisenberg, jefe del proyecto CIMON en Airbus afirma: “En conjunto, se han desarrollado muchas actualizaciones, como mejores micrófonos, un ordenador más robusto, un mejor control de vuelo y de actitud, así como nuevas funciones de software para la conversación, por ejemplo las relativas al reconocimiento de voz, al historial de conversaciones y a la comprensión de las intenciónes”.

Matthias Biniok, director de proyectos en IBM, añade: “CIMON representa un tipo de aplicación excepcional para un entorno de trabajo extremo. Hemos visto que usando tecnología IA –en nuestro caso IBM Watson– podemos apoyar a los astronautas en sus tareas. La continuación del desarrollo de CIMON para nosotros se centra en una mejor comprensión del habla en su contexto y en el análisis de las emociones en el lenguaje”.

Las cuestiones éticas sobre el uso futuro de CIMON están siendo examinadas y evaluadas por profesionales expertos de la medicina de la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich (LMU). La interacción entre la persona y la máquina afecta a los derechos de privacidad de las personas, ya que CIMON graba, procesa e interpreta imágenes y grabaciones de los astronautas.

Por un lado, se requieren altos estándares técnicos en materia de seguridad de los datos y, por otro, es importante la confianza en un sistema de este tipo cuando trabajan en equipo la persona y la máquina. En concreto, debe quedar claro lo que CIMON puede hacer, saber y decir. “El nuevo CIMON también dispone de un interruptor con el que se puede interrumpir la transmisión de los datos de todas las cámaras y los micrófonos de la ISS. De esta manera el astronauta tiene en todo momento el control de CIMON, algo consideramos de particular importancia”, destaca la Dra. Judith Buchheim, investigadora de la LMU.

La Dirección Espacial de la DLR, que gestiona la aportación de Alemania a la Agencia Espacial Europea ESA, está trabajando en paralelo con la ESA para llevar al nuevo CIMON a la ISS en diciembre de 2019 y para que realice tareas con los astronautas.

El primer CIMON fue un experimento tecnológico que llegó a la Estación Espacial Internacional ISS el 2 de julio 2018. El 15 de noviembre de 2018, el asistente robótico con “rostro” inteligente realizó su primera misión ante la expectación mundial: “colaboró” con éxito durante 90 minutos con el astronauta alemán de la ESA Alexander Gerst.

CIMON demostró sus funciones básicas: sus características de vuelo en condiciones de ingravidez con navegación autónoma a través de varios giros y movimientos en todas las direcciones, buscó y reconoció, por ejemplo, la cara de Alexander Gerst, habló y estableció contacto visual con él, mostró en su “cara” –una pantalla situada en el centro de su cuerpo esférico– las instrucciones para realizar un experimento y reprodujo música. Grabó un vídeo y tomó una foto de Alexander Gerst con sus cámaras.

El proyecto CIMON ganó el premio “Popular Science Award” en la categoría “Best of What’s New in 2018” en el sector aeroespacial en Estados Unidos. Airbus también fue galardonada con el “Der Deutsche Innovationspreis 2019” (premio alemán a la innovación) en la categoría de Grandes Empresas (#dip19).

  • CIMON: la idea

CIMON es un experimento tecnológico desarrollado y construido en Alemania para apoyar y aumentar la eficiencia del trabajo de los astronautas. CIMON es capaz de representar y explicar información e instrucciones de experimentos científicos y de reparaciones. Ofrece la ventaja de dejar libres ambas manos al astronauta, gracias al acceso a documentos y a soportes de datos controlado por voz.

Otras aplicaciones son, por ejemplo, su uso como cámara móvil para ahorrar tiempo a los astronautas. Sobre todo, CIMON es capaz de realizar tareas rutinarias, como la documentación de experimentos, la búsqueda de objetos y el inventario. CIMON también puede ver, oír, entender y hablar. Los dos ojos que utiliza para orientarse consisten en una cámara estéreo, una cámara de alta resolución para el reconocimiento facial y dos cámaras laterales adicionales para la documentación fotográfica y de vídeo.

Unos sensores ultrasónicos miden las distancias para evitar colisiones. Sus oídos consisten en ocho micrófonos que utiliza para el reconocimiento de la dirección más un micrófono direccional para un buen reconocimiento de la voz. Su boca es un altavoz a través del cual puede hablar y reproducir música. Para comprender el lenguaje, en el núcleo central de la IA se encuentra la tecnología de inteligencia artificial IBM Watson de la nube de IBM.

Se descartó dotar a CIMON de aprendizaje autónomo, por lo que lo debe entrenar activamente una persona. El sistema de IA para la navegación autónoma desarrollado por Airbus se utiliza para la planificación del movimiento y para el reconocimiento de objetos. Gracias a doce rotores internos, CIMON puede moverse y girar libremente en todas las direcciones. De este modo, puede girarse hacia el astronauta cuando este se dirija a él, mover la cabeza, asentir y seguirlo por el aire de forma autónoma o cuando se le ordene.

Los socios:

El desarrollo y la construcción del asistente interactivo para astronautas fue estuvo a cargo de Airbus en Friedrichshafen y Bremen para la Dirección Espacial del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) con fondos del Ministerio alemán de Economía y Energía (BMWi). La tecnología de inteligencia artificial Watson disponible en la IBM Cloud proporciona el elemento de IA controlado por voz.

Los aspectos humanos del sistema de asistencia los desarrollaron y supervisaron conjuntamente científicos del Hospital Universitario Ludwig-Maximilian de Múnich (LMU). El equipo del proyecto cuenta con alrededor de 50 personas de DLR, Airbus, IBM y la LMU, que trabajó en el desarrollo de CIMON desde agosto de 2016. CIMON se encuentra a bordo de la ISS desde el 2 de julio de 2018. No es una casualidad que su nombre recuerde al profesor Simon Wright, el asistente robótico, el “cerebro volador”, de la serie japonesa de ciencia ficción “Capitán Futuro”.

Sept, 3-2019