ANAC SOLICITÓ EL LEVANTAMIENTO DE LA MEDIDA CAUTELAR POR LOS VUELOS NOCTURNOS DE EL PALOMAR

La decisión afecta a unos 6000 pasajeros a destinos como Asunción, Bariloche, Córdoba, Iguazú, Mendoza, Neuquén, Salta y Tucumán, en dos compañías de bajo costo que operan desde El Palomar; incluso pone en peligro sus planes de inversión y expansión: la llegada de nuevas aeronaves, la generación de nuevos empleos y la operación de nuevas rutas que ya le fueron otorgadas mediante Audiencia Pública.

La Autoridad Aeronáutica Nacional realizó el viernes pasado ante la Justicia un pedido de levantamiento de la medida cautelar que impide la operación de vuelos nocturnos en el aeropuerto El Palomar. La medida, que podría entrar en vigencia el 9 de septiembre, impactará negativamente en los usuarios locales e internacionales de los servicios aerocomerciales, a los que se les impide acceder al transporte a menor costo. También afectará a las empresas usuarias de El Palomar y a sus trabajadores y a otros aeropuertos internacionales que se relacionan con esta terminal.

El aeropuerto de El Palomar existe desde 1910 y ha sido históricamente un aeropuerto con una operación durante las 24 horas y así continuó desde su incorporación al Sistema Nacional de Aeropuertos (SNA) en 2017. La imposición de un horario en un aeropuerto del SNA es materia reservada de manera exclusiva al Poder Ejecutivo Nacional, a través sus organismos federales pertinentes. La ANAC aplicando los parámetros dispuestos por la Autoridad Aeronáutica a nivel Internacional, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), es la que determinó que el aeropuerto puede operar 24 horas, y es la encargada de aprobar los programas de vuelo que presenten las aerolíneas, no correspondiendo que el Poder Judicial la sustituya en tales funciones y determine horarios de operaciones.

Contrariamente a lo sostenido por el demandante cuya presentación dio lugar a la medida cautelar, en El Palomar la actividad nocturna representa un porcentaje mínimo del total de operaciones, equivalente a un 10% de los movimientos totales. Y se ha comprobado que no existe daño ambiental producto de la aviación civil, tal y como lo establecen los 13 informes de avance ambiental presentados ante la Justicia junto con dos Estudios de Impacto Ambiental, los cuales han hecho especial foco en la cuestión del ruido de las aeronaves con mediciones durante las 24 horas. Estos estudios han concluido que en materia de ruidos no se ha superado el valor de referencia (65 dBA).

Las aeronaves Boeing 737-800 y Airbus 320 que operan en El Palomar cumplen con certificaciones de ruido que son de carácter obligatorio para todas las aeronaves que operen en el país, según lo dispuesto por la normativa aeronáutica vigente. Las aeronaves operadas por las empresas que desarrollan su actividad comercial en este aeropuerto son aviones de los más utilizados en el mundo, que poseen dos motores modernos y con más de 20 años de avances tecnológicos con respecto a los que se utilizaban con anterioridad en el aeropuerto.

Ago, 20-2019