EL FRACASO DE PRECIOS ESENCIALES: NO SE CONSIGUEN Y LA GENTE DEJÓ DE BUSCARLOS

Salvo en el caso de las leches, el plan del gobierno de “precios esenciales” fracasó porque no son fácil de conseguir en los supermercados, no están marcados en las góndolas donde todavía sobresalen los “precios cuidados” aunque mucho más caros.

Salvo en el caso de las leches “La Martona”, que en grandes cadenas de supermercados se pueden comprar de a tres litros mientras que en pequeños mercados solo por una unidad, el resto de los precios esenciales quedó prácticamente en el olvido de los consumidores.

Esto se siente en Capital y Gran Buenos Aires pero en especial en el interior del país, donde no hay reposición de los productos de bajo costo.

Por ejemplo, en Misiones se mostraron decepcionados por el plan. En ese sentido, el presidente de Cámara de Comercio e Industria de Posadas (CCIP) Carlos María Beigbeder afirmó que “el primer mes del programa no salió como se esperaba porque los proveedores no hacen la entrega para abastecer las góndolas con lo acordado”.

Otro problema de los precios esenciales es que llegó a las capitales de provincia y a algunas ciudades importantes pero no al interior profundo, perjudicando así a una masa muy importante del país.