BRASIL PROTESTA POR ELEVADO PRECIO DEL COMBUSTIBLE DE AVIÓN

La Asociación Brasileña de las Aerolíneas (ABEAR), la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) y la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA) estiman que el sector aéreo tiene un costo extra de $ 1.300 millones de reales con el actual sistema de determinación de precios de combustible para aviones, el queroseno de aviación (QAV). Este valor se refiere a 2017 y tiene en cuenta toda la actividad de aviación en el país, incluyendo la regular (doméstica e internacional), general y militar, entre otras.

Con la resolución de la Agencia Nacional del Petróleo (ANP), que pretende dar más transparencia a la definición de precios de combustibles, biocombustibles y gas natural – cuyo borrador está en consulta pública por 30 días desde el 15 de agosto – las tres entidades esperan tener acceso a la fórmula de precios del QAV para poder contribuir con sugerencias que aporten más eficiencia y competitividad al transporte aéreo.

“El combustible de aviación es el mayor y más importante elemento de costo para las aerolineas. Un cambio en la determinación de precios para el queroseno de aviación ayudaría al desarrollo del transporte aéreo en Brasil, contribuyendo directamente al desarrollo económico y crecimiento del país”, comentó el Director Ejecutivo de ALTA, Luis Felipe de Oliveira.

“ABEAR, IATA y ALTA hacen una alerta sobre la importancia de que el combustible de los aviones tenga una fórmula de precios más transparente y que reduzca los costos del sector, beneficiando a los pasajeros”, afirmó el presidente de ABEAR, Eduardo Sanovicz.

“¡El precio del combustible de aviación en Brasil es uno de los más altos del planeta! Desarrollar una asignación de precios vinculada a una fórmula transparente para reducir los costos es de fundamental importancia para el crecimiento sostenible del transporte aéreo en todo el país”, añadió el Director de IATA Brasil, Dany Oliveira.

El queroseno de aviación, responsable de casi un tercio del precio del tiquete aéreo, alcanzó en la semana del 20 de agosto su mayor valor histórico pagado por las compañías aéreas en Brasil: alrededor de $ 3.30 reales, incluyendo impuestos. Según datos de la ANP, es el mayor precio registrado desde 2002, año en que entró en vigor la libertad arancelaria en Brasil, lo que derribó las tarifas aéreas a la mitad del valor cobrado hasta entonces. Sólo en los últimos dos años, el QAV acumula alza del 82%.

Sept, 20-2018