AEROLÍNEAS LATINOAMERICANAS PREVÉN GANANCIAS POR U$S 900 MILLONES

Las aerolíneas latinoamericanas proyectan para este año una recuperación en el rendimiento financiero para alcanzar un beneficio neto de US$ 900 millones, contra los 500 millones registrados en el 2017.

Así surge del informe difundido en la Cumbre Mundial del Transporte Aéreo y 74 edición de la reunión anual de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que se está llevando a cabo en la ciudad australiana de Sídney.

Este es un cambio saludable respecto de la pérdida de US$ 1.600 millones del 2015, cuando las economías de la región sufrieron la caída de los precios de las materias primas.

La reestructuración, los precios más sólidos de los productos básicos y la recuperación económica en Brasil contribuyeron a mejorar la situación, aunque todavía existen problemas con algunas de las economías de la región y las líneas aéreas continúan teniendo problemas con la infraestructura inadecuada en los aeropuertos, regulación onerosa y altos costos en algunos países, detalla el informe al que accedió Télam.

Las aerolíneas en el mundo, en tanto, estiman finalizar el 2018 con una ganancia neta de US$ 33.800 millones, lo que representa un margen neto del 4,1%; no obstante estos números constituyen una baja respecto de los números de diciembre del 2017, cuando se registraron ganancias por US$ 38.000 millones.

“Este es un desempeño sólido a pesar del aumento de los costos, principalmente del combustible y del personal, pero también es una recuperación en el ciclo de tasa de interés. Estos costos crecientes son el principal motor detrás de la baja respecto al pronóstico anterior que era de $ 38.400 millones en diciembre de 2017”, explicó Alexandre De Juniac, director general de IATA.

Reveló que “en 2017 las aerolíneas obtuvieron un récord de $ 38.000 millones; sin embargo, las comparaciones están severamente distorsionadas por elementos contables especiales tales como créditos impositivos únicos que aumentaron las ganancias de 2017”.

Aclaró que “las ganancias en el nivel operativo previstas para este año, aunque siguen siendo altas según los estándares del pasado, han tenido una tendencia a la baja desde principios de 2016, como resultado de la aceleración de los costos”.

Puntualizó que “en 2018, se espera que el rendimiento del capital invertido sea del 8,5% (frente al 9% en 2017). Esto todavía excede el costo promedio de capital, que ha aumentado a 7,7% por mayores rendimientos de bonos (7,1% en 2017)”, y advirtió que “esto es crítico para atraer el capital sustancial que necesita la industria para expandir su flota y servicios”.

De Juniac anticipó que “se prevé que los viajes aéreos de pasajeros aumentarán un 7 % en 2018. Esto es más lento que el 8,1% de crecimiento registrado en 2017 pero aún más rápido que el promedio de 20 años (de 5,5%). La demanda se está viendo impulsada por un mayor crecimiento económico y se espera que la capacidad crezca un 6.7% (el mismo ritmo que en 2017)”.

En cuanto al número de pasajeros globales, detalló que la industria estima que llegará en 2018 a los 4.360 millones, contra las 4.100 millones registrados en el 2017; mientras que la demanda de carga crecerá 4% respecto del año anterior, estimando que la carga total transportada aumente a 63,6 millones de toneladas, contra las 61,5 millones de toneladas del 2017.

Por otra parte, las aerolíneas recibirán más de 1.900 aeronaves durante este año, mientras que en el 2017 la cifra fue de 1.722.

“La aviación difunde la prosperidad y enriquece el espíritu humano. Esa verdad sienta las bases para un mensaje muy importante. El mundo está mejor cuando las fronteras están abiertas para las personas y para el comercio. Y nuestro arduo trabajo como industria es que la aviación sea un catalizador más fuerte para una globalización cada vez más incluyente”, dijo de Juniac.

En virtud de esto es que IATA solicitó a los distintos gobiernos facilitar el crecimiento de la conectividad global evitando una nueva regulación progresiva, mantener la integridad de los estándares mundiales y abordar una crisis de capacidad.

Jun, 05-2018