Home / Negocios / La miel argentina intenta ganarle a China un mercado que mueve u$s 2.200 millones

La miel argentina intenta ganarle a China un mercado que mueve u$s 2.200 millones

A fines de la primavera y ya entrado el verano comienza la época de cosecha de la miel. Los apicultores, protegidos con sus gruesos trajes blancos, se sumergen en los apiarios para recolectar el fruto de las pequeñas trabajadoras. Sin duda es una actividad donde se pone el cuerpo, ya sea por soportar las altas temperaturas –en especial cuando la vestimenta no colabora–, o por el hecho de rodearse de cientos de insectos con sus aguijones listos para atacar, si es necesario.

Pero es, también, una profesión donde sus protagonistas son verdaderos apasionados. Tantos productores hay en la Argentina –unos 23.000 poseedores de 3,5 millones de colmenas, según el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro)–, que lograron posicionar al país como tercer productor y segundo exportador mundial.

El país produce una media anual que ronda entre las 60.000 y 65.000 toneladas, según el mismo organismo, con un dato que llama la atención: el 95 por ciento de la producción se destina a la exportación.

El circuito comienza con los propietarios de las colmenas. Se trata de un sector muy atomizado, con pequeños y medianos productores distribuidos en todas las provincias (a excepción de Tierra del Fuego), pero con especial presencia en la de Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe.

De allí, la cosecha puede correr dos destinos. O venderse a fraccionadores o a exportadores que la comercializan a granel, principalmente a los Estados Unidos y Alemania. Apenas el 1 por ciento de la miel exportada sale envasada, mientras que la inmensa mayoría se va en tambores de 300 kilos con el fin luego de ser mezclada con otras variedades, destinada a la industria o fraccionada por empresas locales.

La miel argentina es reconocida internacionalmente por su calidad y en el país se producen todo tipo de variedades: desde las mieles más oscuras hasta las más claras, según su origen y la alimentación de la abeja. Es en este punto donde la Argentina tiene una ventana para salir a competir.

Ene, 10-2018

About Claudio Benites

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *