Incidente con una tripulación de Air France y pasajera argentina

Una pasajera argentina que viajaba en un avión de Air France desde París a Buenos Aires denunció a parte de la tripulación de ese vuelo por “coacción”, razón por la cual debieron comparecer ante el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena antes de retornar a su país, según confirmó hoy a Télam una fuente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

El hecho se registró a mediados de octubre y tomó estado público hoy a partir de una denuncia formulada por el sindicato que nuclea a los trabajadores de la aerolínea francesa.

El gremio denunció que la tripulación “fue interrogada en condiciones que violan los derechos fundamentales” y definió como “un calvario” los momentos vividos en la sede judicial, de acuerdo con lo publicado hoy en un cable de la agencia AFP.

El sindicato señaló que el incidente se inició cuando una pasajera, una médica de 29 años, hija de un ex viceministro de Justicia argentino, se había quejado por las actitudes de un pasajero y había solicitado un cambio de lugar lo que derivó en una discusión son parte de la tripulación ya que, de acuerdo con la versión del sindicato, la pasajera pedía cambiar de cabina y en Ejecutiva no había lugar.

Cuando el avión aterrizó en Buenos Aires la pasajera hizo una denuncia ante la PSA acusando a la tripulación de coacción, dado que le habrían dicho que si no cesaba en sus reclamos la iban a meter presa ni bien llegaran a destino, confirmó a Télam la fuente.

Ante la denuncia la PSA puso en conocimiento de la situación a la tripulación y dio intervención al juzgado federal de Lomas de Zamora, donde el magistrado procedió a interrogarlos.

Si bien el sindicato manifiesta que los tripulantes fueron “detenidos por la policía, interrogados en condiciones que violan los derechos fundamentales, acusados y algunos encarcelados antes de ser liberados sin explicaciones”, fuentes judiciales citadas por La Nación señalan que “cada uno de los pasos procesales realizados en el caso de la denuncia en el vuelo de la aerolínea francesa se ajustan totalmente a derecho y lo que marca el Código”.

La fuente indica que el juez Villena decidió tomar las declaraciones en el mismo día para evitar una demora en el retorno de la tripulación a Francia y que solamente se mantuvo separado al comandante de a bordo, a quién la pasajera había señalado como autor de la coacción, el que finalmente prestó declaración testimonial y no como imputado.

Fuentes aeronáuticas dijeron a Télam que la tripulación fue liberada el mismo día y pudo retornar normalmente a Paris, aunque todavía pesa sobre ellos la acusación de coacción formulada por la pasajera, cuyo nombre se mantuvo en reserva.