Se incrementan los acuerdos de códigos compartidos

El acceso al mercado aeronáutico internacional desde Argentina experimenta un incremento y una consolidación de destinos, con la implementación de los acuerdos de códigos compartidos por parte de las compañías aéreas que operan en nuestro país, una herramienta que posibilita una mayor captación de pasajeros y reducción de costos en un negocio que mueve 168 millones de pesos promedio al año (unos 10 millones y medio de dólares).
Horas atrás la empresa brasilera GOL Líneas Aéreas Inteligentes firmó con Air France y KLM un nuevo acuerdo de códigos compartidos con los que suma destinos a trece ciudades de Dinamarca, Noruega, Suecia e Irlanda.
Recientemente lo había hecho también Aerolíneas Argentinas con Alitalia, Etihad y El Al entre otras, pero entre ambas también existe desde hace ya tiempo un acuerdo de este tipo por lo que el abanico de posibilidades para el pasajero argentino se abre de manera considerable con mayores opciones para acceder tanto desde Buenos Aires, como de distintos puntos del país a Europa, el resto de Latinoamérica, Estados Unidos o a los países de Asia y Medio Oriente.
Desde organismos aeronáuticos estimaron que entre el 2 y 5 por ciento de los pasajeros internacionales de nuestro país vuelan favorecidos por los acuerdos de códigos compartidos.
En el 2016 ingresaron al país 2.300.000 pasajeros por los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque solamente, en tanto que partieron rumbo al exterior 3.340.000, con un movimiento que superó los 168 millones de pesos. En los primeros cinco meses del 2017 los que llegaron fueron 958.000 y los que partieron 1.625.000, con una cifra su supera ampliamente los 75 millones de nuestra moneda.
En el primer semestre de 2017 el crecimiento del movimiento de pasajeros internacionales fue del 14% con respecto al mismo periodo del año pasado. Además, se realizaron 20.714 vuelos con un promedio diario de 688 (incluyendo únicamente servicios comerciales y vuelos privados).
Solamente en el mes de mayo de 2017 se estimó un total de 169 mil llegadas de turistas no residentes, cifra que representó un crecimiento interanual de 3,0%, en tanto que las salidas al exterior de turistas residentes alcanzaron 305 mil, lo que significó un aumento de 15,4% con respecto al mismo mes del año anterior.
Los turistas no residentes arribados al Aeropuerto Internacional de Ezeiza y al Aeroparque Jorge Newbery provinieron principalmente de Brasil, 29,2%, y Europa, 18,6%, mientras que los residentes partieron del Aeropuerto Internacional de Ezeiza y del Aeroparque Jorge Newbery principalmente con destino a: países del Resto de América, 22,2%; Estados Unidos y Canadá, 19,1% y Brasil, 17,1%.
Según datos del Organismo Internacional de Turismo, para el 2020 se prevé que 2.600 millones de pasajeros transiten por los aeropuertos de todo el mundo.
Como ejemplo, según indicaron a Télam fuentes de Aerolíneas Argentinas, sobre un total de 6.200.000 pasajeros transportados en el primer semestre de este año, el 3 por ciento correspondió a códigos compartidos, lo que implica que 186 mil pasajeros se vieron beneficiados con este sistema, que en términos numéricos significan 900 mil dólares, ya que la recaudación total en ese período alcanzó los 30 millones de esa moneda.
En la industria de aviación civil, un acuerdo de código compartido (en inglés, codeshare) es un acuerdo suscrito por dos aerolíneas para explotar conjuntamente una determinada ruta. De tal forma, ambas aerolíneas venden asientos de un mismo vuelo y éste tiene dos números de vuelo distintos, uno para cada compañía. Luego el vuelo es operado realmente por una única compañía.
El recurso implica un beneficio directo para los pasajeros, pero además una reducción sustancial de costos para las aerolíneas que han visto en la implementación de este mecanismo una manera de enfrentar las crisis regionales o coyunturales, como la que vive desde el punto de vista económico Brasil en estos momentos, por ejemplo.
El código compartido es básicamente una herramienta de dominio de mercado. Por lo general, esta operación conjunta en determinadas rutas, así como el mantenimiento, las compras, los programas para viajeros frecuentes, la comercialización y otras funciones efectuadas conjuntamente implican no solo una reducción de costos sino un aumento de la recaudación que en el caso de algunas compañías llegó a superar el 8 por ciento de su facturación total anual.
Un ejemplo de la implementación de estos acuerdos y los beneficios para los pasajeros lo encontramos en la alianza establecida entre Aerolíneas Argentinas y Alitalia, que con códigos compartidos ofrecen ahora dos opciones diarias para viajar a Roma, una por Alitalia que parte de Ezeiza a las 12,40 y otra por Aerolíneas que despega a las 22,45. En cualquiera de los casos los viajeros podrán adquirir el boleto indistintamente en cada compañía y sumar millas de su programa de pasajero frecuente.
Todas las grandes compañías aéreas tienen uno o más acuerdos de código compartido. Existen conocidas alianzas de código compartido, como, por ejemplo, “Star Alliance”, que aglutina a 27 compañías como Lufthansa, SAS, Singapore Airlines y Swiss, entre otras; Oneworld, que tiene 15 empresas socias, entre ellas American Airlines, British Airways, Canadian Airlines, Qantas, Japan Airlines y LATAM y SkyTeam, que con 22 compañías cuenta como socias a Aeroméxico, Air France, Delta Airlines, Aerolíneas Argentina, Air Europa, Alitalia, China Air y Korean Air, entre otras.
Jul, 19-2017
A %d blogueros les gusta esto: