Petrobras acelera su venta de activos pese a entorno adverso

Petrobras está intensificando la venta de activos, aun cuando los persistentes bajos precios del petróleo y una crisis política en Brasil restan atractivo a su vasto tesoro de campos petrolíferos, refinerías y unidades de distribución.

¿Por qué vender en un mercado favorable a los compradores? Porque la empresa controlada por el Estado no puede esperar que el ciclo petrolero cambie. Sigue teniendo la mayor deuda de cualquier compañía petrolera que cotiza en bolsa, incluso después de años de vender activos y recortar costos, y no puede pagarla simplemente con producción y venta de petróleo.

En las últimas dos semanas, Petrobras ha anunciado la venta de un campo de petróleo en alta mar en Brasil, sus estaciones de servicio en Paraguay y una oferta pública inicial para su unidad BR Distribuidora, el mayor distribuidor de combustibles en América Latina. También firmó un memorándum con China National Petroleum Corp. (CNPC, por su sigla en inglés), para realizar posibles inversiones conjuntas en la industria. Sus acciones y bonos han superado el desempeño de sus pares en lo que va de este mes.

Petrobras, que alguna vez fue una de las empresas más admiradas de Brasil por su experiencia técnica en aguas profundas y su alcance internacional, está trabajando para reconstruir la confianza de los inversionistas después de quedar en el ojo del mayor escándalo de corrupción de Brasil, lo que la ha llevado a rebajas contables de miles de millones de dólares y una demanda colectiva en Estados Unidos. El éxito inicial del presidente ejecutivo, Pedro Parente, en las desinversiones del año pasado ayudó a reducir los costos préstamos y alentar el repunte de las acciones.

Su trabajo no está terminado. Petrobras tiene US$18.000 millones en obligaciones que vencen en 2018, incluso después de extender los vencimientos a principios de este año en un canje de deuda. El productor con sede en Rio de Janeiro no se puede dar el lujo de esperar un entorno de ventas más favorable si quiere lograr US$21.000 millones en escisiones para fines del próximo año, dijo Luiz Caetano, analista de Planner Corretora.

“El mercado internacional del petróleo no está ayudando a vender activos en este momento”, dijo Caetano por teléfono desde São Paulo. “Pero con este enorme objetivo, no hay tiempo para considerar si es un buen momento o no”.

Los yacimientos petrolíferos serán difíciles de vender en momentos en que el crudo vale menos de la mitad de su pico de 2014 y los efectos de la crisis política de Brasil, dijo Chris Kettenmann, estratega jefe de Macro Risk Advisors. Él es más optimista sobre las perspectivas para BR Distribuidora, con una red de cerca de 8.000 estaciones de servicio en Brasil.

Petrobras dijo en una respuesta por correo electrónico a preguntas que mantendrá su objetivo de desinversión, y se negó a dar más detalles sobre qué tan grande sería la participación que buscará vender en BR Distribuidora a través de la OPI.

La subsidiaria de combustible podría ser una fuente clave de ingresos para la reducción de deuda, y es un negocio atractivo con potencial de crecimiento de ventas en Brasil, dijo Bank of America en un informe el 12 de julio. La nueva administración también podría agilizar los costos y mejorar su marca, según el informe.

“Ese es el mayor paquete de activos que han puesto en venta”, dijo Kettenman.

Jul, 14-2017

A %d blogueros les gusta esto: