CYBERATAQUE: Ucrania apunta a Rusia por “NYETYA”

“Los datos disponibles (…) indican que en el cyberataque están implicados los mismos grupos de hackers que en diciembre de 2016 atacaron el sistema financiero, las infraestructuras de transportes y energía de Ucrania. Esto demuestra la implicación en el ataque de los servicios secretos de Rusia”, afirma el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, por sus siglas en ucraniano).

Por medio de un comunicado emitido el sábado, el SBU atribuye a Moscú la autoría de un ataque cibernético perpetrado el 27 de junio que inhabilitó las computadoras de las oficinas gubernamentales, compañías de electricidad y bancos, entre otros.

Sostiene que el objetivo del ataque era desestabilizar la situación sociopolítica del país en vísperas de su fiesta nacional, el Día de la Constitución, que se celebra el 28 de junio.

“Pese a que el virus parecía un ‘ransomeware’ (‘malware’ destinado a la extorsión de los usuarios), en realidad se trataba de una tapadera para un ataque de envergadura contra Ucrania. Lo demuestra la ausencia de un mecanismo para apropiarse del dinero” que exigía ‘Nyetya’ al bloquear los ordenadores, reza la nota.

El pasado martes 27 de junio, las redes informáticas del Gobierno ucraniano, del Ayuntamiento de Kiev, decenas de entidades bancarias estatales y privadas, sistemas de transporte público, medios de comunicación y empresas de telecomunicaciones fueron bloqueados por ataques cybernéticos.

Inmediatamente, Kiev acusó a Rusia de lo ocurrido haciendo caso omiso al hecho de que algunas empresas rusas también habían informado de haber resultado perjudicadas por el ciberataque que pedía chantajes para desbloquear los sistemas afectados.

De acuerdo con la compañía de ciberseguridad rusa Group-IB, “los piratas informáticos que están detrás de este ataque podrían encontrarse en Corea del Norte o en China”.

Con el surgimiento de la corriente independentista en el sur y este de Ucrania, y los planes para una siguiente anexión a Rusia, Kiev y Moscú no mantienen despejadas relaciones bilaterales. Kiev acusa a Moscú de orquestar y ayudar a los movimientos en su territorio y ha podido convencer a la Unión Europea (UE) y EE.UU