Un desembarco que puede cambiar el negocio AEROCOMERCIAL

La aerolínea low cost tiene un agresivo programa de expansión, pero deberá enfrentar la oposición de los sindicatos.

Norwegian presentó su plan y genera polémica e ilusiones
Norwegian presentó su plan y genera polémica e ilusiones. 

Hay unos encantados, otros ilusionados y bastantes atemorizados. No faltan los que se entusiasman, aunque también están los amenazados. Estos son algunos de los sentimientos que despierta la llegada a la Argentina de Norwegian, la aerolínea de bajo costo estrella de Europa. Todos tienen sus argumentos. Sucede que semejante compañía podría cambiar varias normas sedimentadas de un mercado aerocomercial que funcionó con reglas particulares que adormecieron la competencia durante años.

La firma, que constituyó una sociedad argentina a principios de año y que ya aprobó la expansión en el país en una reunión de Consejo Directivo realizada en Oslo el 9 de mayo, ya presentó su expediente en el que solicitó al Gobierno que llame a una audiencia pública para presentar su plan de negocios, requisito para que se le entreguen rutas. Según lo que confiaron fuentes oficiales que ya tuvieron ese expediente en sus manos, el plan es ambicioso. En un plazo de entre cinco y ocho años, planea invertir US$ 4300 millones, con un desarrollo del negocio que entonces le permitiría transportar 4,4 millones de pasajeros al año.

En los papeles que conforman su plan de negocios hay algunas particularidades. No sólo viene a volar cabotaje, sino que hay una parte importante del desarrollo que pasa por conexiones internacionales desde la Argentina. Tiene en carpeta 90 aeropuertos a los que llegaría con aviones radicados en el país.

Lejos de los ilusionados, como gran parte del Gobierno, están los atemorizados y los amenazados. Allí se colocan ejecutivos de otras compañías, empleados y algunos sindicatos. Todos por motivos distintos, consideran que la empresa noruega podría cambiar varias cosas en el país, desde el mercado hasta las actuales condiciones de trabajo. Finalmente están los encantados, que, en número, son franca mayoría. Se cuentan ahí a los usuarios que, básicamente, quieren tener la opción de volar barato y bien, lejos de las rencillas políticas y sindicales que los condenaron a un mercado mezquino durante años.

La particularidad del proyecto Norwegian en el país se da por la impronta y el tamaño de la empresa. La firma fue fundada en 1993, tiene una flota de más de 180 aviones y actualmente es la tercera aerolínea de bajo costo en tamaño de Europa. Tiene 7000 empleados y 400 rutas a más de 130 destinos de Europa, África del Norte, Oriente Medio, Tailandia, el Caribe y Estados Unidos. En 2015, volaron por Norwegian casi 26 millones de pasajeros, más del doble que todo el mercado de pasajeros aéreos de la Argentina.

Semejante tamaño y conocimiento del mercado de vuelos baratos le da un peso mucho más grande en cada uno de los expedientes que presenta. Y por lo que se ve en algunos papeles, está dispuesta a requerir ciertos cambios regulatorios y laborales que pusieron en alerta a varios.

Desde la semana pasada, la empresa empezó a vender vuelos en la ruta que une Londres con Buenos Aires. Con salida el 15 de febrero de 2018 desde Ezeiza hacia Inglaterra y con regreso el 23, un viajero podría haber comprado un pasaje por 800 euros, de los cuales alrededor de 218 son impuestos argentinos.

Pero más allá de la expansión comercial, la llegada al país tiene un capítulo muy distinto cuando de radicar una empresa se trata. Sucede que en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Norwegian presentó algunos papeles en los que reclama algunos cambios reglamentarios, varios de los cuales hace tiempo plantean las empresas aéreas privadas a las que les ha tocado competir con Aerolíneas Argentinas.

Una empresa de bajo costo como Norwegian se maneja con una gran amplitud de precios en sus pasajes. Por ahora, en la Argentina no hay precios máximos pero sí mínimos. Nadie puede hacer ofertas por debajo del piso tarifario. El Gobierno ya le dijo que desregularlo sería dinamitar el golpeado mercado de los ómnibus de larga distancia.

Pero sin duda hubo dos pedidos que dividieron las aguas en el Gobierno. Los noruegos pidieron volar con tripulación extranjera desde y en la Argentina, y poder tener aeronaves matriculadas en el exterior. Más allá de que en un principio la empresa logró un compromiso para hacerlo, poco tiempo después los funcionarios argentinos revieron aquella promesa.

Semejante libertad empresaria podría llevar a una enorme crisis en el transporte en caso de que el mercado sufra una contracción. Justamente, la necesidad de instalar una empresa en el país y matricular aviones localmente para poder operar en cabotaje le da cierta estabilidad y conectividad al mercado. De otra manera, ante un mercado que se resiente, la empresa puede llevar sus aviones a otro país inmediatamente, sin más trámites que un vuelo. Además, la radicación con una bandera de conveniencia genera que haya impuestos que la empresa no tributa en el país, y lo que es más grave, se podrían contratar trabajadores de otro país. Los noruegos deberán radicar aviones en la Argentina.

Esta semana están agendadas reuniones con los gremios. Los mecánicos se juntarán estos días con los ejecutivos noruegos. Los sindicatos, por ahora, no pueden tomar medidas de fuerza con una empresa que no vuela. Por eso, las quejas con las nuevas líneas aéreas se manifestarán en Aerolíneas Argentinas. Casualmente, esta dura negociación empieza casi en el inicio de la temporada alta de invierno. El escenario de la disputa serán las empresas que vuelan, y los afectados, los usuarios que tengan su ticket en la mano.

Jun, 26-2017