CRISTINA Vs CRISTINA, el mejor ticket aliado de VIDAL

Si las cartas están echadas como así pareciera, la competencia de Cristina Kirchner no será con Florencio Randazzo, ni con la gobernadora María Eugenia Vidal o el presidente Mauricio Macri. La prueba de octubre será contra ella misma, confrontando con sus votos de la elección de 2005 cuando fue electa senadora.

Para Macri y Vidal, la ex presidente terminó siendo la principal aliada sin quererlo. Nadie pone en duda que exista una mínima una relación directa entre ambos sectores pero con la participación de Kirchner dibuja un juego de aliados. El oficialismo se coloca en mejor posición para llegar a la final.

Según la historia reciente de las votaciones, en el padrón asoma una cifra en torno a los 10 millones de ciudadanos listos para emitir su sufragio. Y con 3,5 millones de votos positivos consagra a un ganador de acuerdo a los registros electorales de las últimas épocas.

Los segundos frentes electorales rara vez llegan a los 2 millones de votos. Y el resto desciende por debajo del millón.

Están en juego 3 bancas al Senado y 35 butacas para la Diputados.

Si Cristina Kirchner finalmente decide enfrentarse a ella misma, un misterio que tiene como fecha límite para develarse el 24 de junio, tendría que cosechar una buena cantidad de voluntades.

En 2005 ocurrió la famosa “madre de todas las batallas”, un término acuñado por Carlos Kunkel, quien en juventud fuera dirigente universitario en La Plata y como tal jefe de Néstor Kirchner.

Siendo Kirchner presidente decidió romper su alianzas táctica con Eduardo Duhalde y ambos, como en el juego, movieron las damas. Chiche Duhalde encabezó la lista por el Partido Justicialista y Cristina Kirchner fue por otro sendero con el Frente para la Victoria.

Quiere decir que Cristina ya compitió y supo ganar si la necesidad de tener el sello PJ. Pero en esa ocasión, el PJ obtuvo un poco más de 1,3 millones de votos frente a la victorioso santacruceña.

En 2007 Cristina gana la presidencia y repite mejorando guarismo en 2011 aunque en las elecciones de medio mandato, por lo menos en la provincia de Buenos Aires, el Frente para la Victoria, con todo el aparato del Estado cayó en 2009 ante Francisco De Nárvaez y en 2013 con un “ex empleado”, Sergio Massa.

El panorama para el peronismo es la atomización, lejos está de aquellos tiempos donde la lista 2 capturaba voluntades.