QUE le pasó ayer a MACRI? Las 3 frases fuertes

“Yo voy a interrumpir el juramento (canciller Jorge Faurie) en este momento porque no es ni cualquier juramento, ni cualquier despedida”, explicó el presidente Mauricio Macri frente a un auditorio expectante en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. Y fue levantando de a poco su mano para solicitar turno al escribano.

Antes de despedir a Susana Malcorra del ministerio de Relaciones Exteriores y dar la bienvenida al nuevo “dueño” del Palacio San Martín, Macri tenía había ensayado en su cabeza algunas frases que liberaban preocupaciones y su público debía conocerlo.

Una mirada cuasi cómplice entre la vicepresidente Gabriela Michetti y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, configuraron la postal.

A entender de una fuente oficial, el presidente no termina de comprender porque la líder de Europa, Angela Merkel, y  tantos otros jefes de Estados lo felicitan por “las políticas de transformación” pero en el país un sector importante no lo vive con la misma vara.

Un rumor acerca del humor presidencial durante el acto de jura fue que anidaba “inside information” de una supuesta suba en el desempleo y que tomaría estado público en las próximas jornadas.

Otra vez algo pasa con los empresarios, quienes hacen declaraciones amigables pero a la hora de la productividad no hay un correlato, aparentemente.

Lidiar con el pasado y el “estado de bienestar” que propuso Cristina Kirchner es un tema que merece análisis para entender al ingeniero. El sabe que los números no cierran y entiende que la única manera de salir adelante son la llegada de inversiones y la generación de empleo genuino para no seguir agrandando al Estado.

Y en su idea de “cambio cultural” debemos leer la versión presidencial en la que pareciera dictar una “amnistía” trazando una raya pero poniendo en escena al “jefe de la mafia laboral”, el diputado kirchnerista Héctor Recalde.

HABLA MAURICIO MACRI

. “La parte nuestra del cambio cultural central es lo que hemos definido como la verdad, la verdad en todo, no sólo en decir cuál es la verdadera inflación o los verdaderos problemas de inseguridad o del narcotráfico, sino la verdad en cada cosa que hacemos todos los días como el atajo a obtener el mejor resultado, y alejándonos definitivamente de creer que los comportamientos mafiosos, el premiar al vivo, al que encuentra el atajo, es el camino, porque ese camino nos trajo a una Argentina con treinta por ciento de argentinos excluidos del sistema, a una Argentina confrontativa, a una Argentina dolorida, tenemos que estar realmente convencidos de lo que estamos haciendo.”

. “Acá lo que estamos tratando de hacer es trazando una raya, entonces aquellos que hayan hecho lo que hayan hecho, si ahora entienden hacia dónde vamos y aceptan esta nuevas reglas, bienvenidos, no queremos seguir en una pelea uno por uno, queremos que entiendan que la Argentina cambió.”

. “Todo este sistema que hemos hecho los argentinos de premiar la viveza criolla mal entendida nos llevó a perder tiempo y oportunidades, entonces tenemos que enfrentar esas cosas, enfrentar por ejemplo a la mafia de los juicios laborales, eso es algo que hay que enfrentar y terminar porque destruye la generación de empleo futuro, este grupo de estudios laboralistas, que por suerte son una minoría, con un grupo de jueces minoritarios laboralistas conducidos por Recalde, le ha hecho mucho daño a la Argentina, porque sabemos que cuando ellos convencen a un pibe, a un trabajador de una Pyme, de que tiene que hacer ese juicio indebido, y se lo hacen ganar porque tienen armadita la cosa para llevarse la mayor parte del juicio ellos, dejan a siete, ocho, diez o doce trabajadores en la calle.”

. “Y eso es lo que yo sueño para los argentinos, que cada uno encuentre ese lugar de donde, al ser protagonistas, les permita crecer, y cuando uno crece naturalmente tiene más generosidad para dar, para aportar, y no se resiente como le pasa a una parte de la sociedad que desde el resentimiento y desde el enojo busca culpables en vez de decir ´busquemos soluciones y no culpables´, que lo llaman la famosa “grieta”.”

 

A %d blogueros les gusta esto: